A un año de la 4T

El domingo se cumplió un año de que el Peje se colgó la banda del águila y dio comienzo a lo que la gente denomina (con solemnidad o burla, dependiendo de las posturas correspondientes) la 4T. Planeaba escribir al respecto el domingo, pero ya saben; una vida ocupada.

Hace casi dos años escribí:

…también estoy convencido de que, al menos en este próximo sexenio, las cosas no van a cambiar radicalmente. Gane quien gane, las cosas pueden mejorar o empeorar, y en ambos casos será por una fracción perceptible pero no apabullante; en otras palabras, el país no se va a caer por un precipicio ni tampoco se van a solucionar todos nuestros problemas. Repito, gane quien gane.

Y, por supuesto, tenía razón; era una predicción bastante sosa.

¿El Peje ha hecho todo bien? Por supuesto que no; ha cometido un montón de pendejadas, algunas serias y muchas más no tanto, comenzando porque no puede dejar de abrir el hocico para decir estupideces, literalmente todos los días.

¿El Peje ha hecho todo mal? Por supuesto que no; un montón de cosas (se puede argumentar que la mayoría) no sólo no han estado mal, sino que eran necesarias hacía décadas y es excelente que alguien las esté llevando a cabo. O al menos dando los primeros pasos para que se lleven a cabo.

El país no se está cayendo a pedazos. Tampoco se está convirtiendo en una utopía. Sólo se está dando un cambio de régimen; y me parece que, exceptuando los tarados que siguen esperando la gloriosa revolución, nadie puede negar que esta vez (contrario a Fox hace casi dos décadas), sí se está dando un giro importante a las políticas que sigue el estado mexicano: o sea un cambio de régimen. O al menos se está intentando.

Así que yo sigo cautelosamente optimista; el único cambio respecto hace un año es que mi cautela va disminuyendo, porque aunque me sigue cayendo muy mal el tarado del Peje, me parece que sí tiene un plan para el país con el que concuerdo; y además los medios para llevarlo a cabo. Se han dado muchos pasos en falso (y se darán muchos más), pero la dirección es una que me agrada.

Y debo dejar claro que varias de las políticas del Peje me han afectado directamente de forma negativa en cómo desempeño mi trabajo; la “austeridad republicana” ha afectado a la UNAM indudablemente. Pero aún así entiendo el por qué de esas medidas y espero que sólo sea un periodo de transición, especialmente una vez que la corrupción más obvia y descarada sea eliminada. Y a mí no me va a venir nadie a decir que no había (o que no hay) corrupción en la UNAM.

Y a todos los que quieran discutir conmigo las políticas del Peje: con todo respeto, váyanse mucho al carajo. Voy a borrar sus comentarios de inmediato; estoy muy ocupado como para perder el tiempo en esas cosas. Si de verdad están en contra de dichas políticas; movilícense para echarlas atrás; organícense para empujar otras políticas; y salgan a votar por otros partidos para que el Peje no tenga mayoría absoluta en las dos cámaras del Congreso de la Unión. Es lo que hicimos durante décadas muchos de los que votamos por Andrés Manuel.

Buena suerte con eso.

Leave a comment

Tres meses

Hacía mucho tiempo que no dejaba de escribir en el blog por tanto tiempo. Tres meses fue excesivo, y pues es la excusa que siempre doy, pero estaba ocupado.

De hecho estoy ocupado.

Voy a tratar de retormar el actualizar el blog, pero sí tengo un montón de cosas que hacer, así que no sé qué tan exitoso sea.

10 Comments

God of War

Después de obtener mi platino en Game of Thrones, fue el turno de God of War.

God of War

God of War

Decir que God of War es un buen juego es como decir que Cinema Paradiso es una buena película; o que Cien años de soledad es una buena novela. El adjetivo se queda corto.

Cuando anunciaron el juego, yo supe de inmediato que lo iba a jugar; he jugado todos los juegos de God of War para consola, así que no tenía nada de extraño que jugara el último. Pero a God of War lo compré en preventa, después de ver la reseña que hicieron en Easy Allies. Esos güeyes me caen bien, pero hicieron una reseña tan alabadora del juego, que lo compré para recibirlo el día que salió, cosa que casi nunca hago.

No me decepcionó en lo más mínimo.

God of War es, con casi toda certeza, el mejor video juego de toda la historia. Esa es una afirmación bastante fuerte, pero creo que puedo justificarla; sin embargo lo primero que debo reconocer es que, excepto por un detalle en el que ahondaré más adelante, God of War no tiene nada abrumadoramente original. Todas (o casi todas) las mecánicas que tiene son una copia, evolución o mejora de mecánicas que se habían visto en otros juegos, nada más implementadas de forma impecable.

La historia comienza con Kratos cortando un árbol para cremar a su fallecida esposa con ayuda de su hijo Atreus. Rápidamente queda claro que el viejo espartano no es el mismo dios que conocimos en los juegos anteriores; y que Atreus no tiene idea que su padre es un semidios (debo enfatizar que dios/semidios no hace mucha diferencia en este mundo). Después de cremar a la mamá de Atreus y de un no muy exitoso viaje de cacería donde el hijo de Kratos no hace muy buen trabajo de controlarse a sí mismo, un extraño llega a casa del dios de la guerra exigiendo que le dé algo y buscando pelea, que extrañamente Kratos no le da de inmediato sino después de múltiples provocaciones.

Se sigue una espectacular batalla, donde después de despachar al extraño, Kratos agarra a Atreus y se lo lleva para tratar de cumplir el último deseo de su madre, que es esparcir sus cenizas del pico más alto de todos reinos.

La historia es espectacular, en gran medida porque toma a Kratos, que era una caricatura de la masculinidad tóxica en los juegos anteriores, y lo transforma en un padre reprimido y traumatizado, que antes que nada quiere proteger a su hijo de los múltiples enemigos que encuentran y prepararlo para que pueda sobrevivir en un mundo brutalmente peligroso; pero que también no sabe cómo comunicarse con su hijo y expresarle lo que siente. Más aún, y como bien tiene a decir Mimir más adelante en la historia, Kratos odia a los dioses… a todos los dioses, incluyéndolo a él mismo y por supuesto a su propio hijo, que no puede evitar notar eso sin poder explicarlo.

He jugado múltiples juegos con historias espectaculares, pero God of War 2018 es sin duda alguna de las mejores, y se puede discutir que la mejor. Yo además pude relacionarme mucho con la misma; no tengo hijos, todavía, y por lo tanto no sé lo que es ser padre. Pero sí soy hijo de un hombre que, cuando yo tenía la edad de Atreus, también me parecía fuerte y enorme (en gran medida porque era fuerte y tal vez no enorme, pero sí grande), que tuvo una niñez difícil, que nunca conoció a su padre (lo mataron antes de que naciera) y que siempre ha tenido problemas para expresar lo que siente. Y tal cual como Atreus yo eventualmente pude darme cuenta de lo mucho que me quería mi padre y de todas las cosas que trató (con distintos grados de éxito) de enseñarme, y de apreciar que, aunque no necesariamente le saliera, siempre intentó hacer lo mejor que pudo como padre, tanto conmigo como con mi hermano.

La historia además cuenta con varios de los mejores personajes secundarios que haya visto en un videojuego; por supuesto Brok y Sindri, los enanos que construyeron tanto Mjölnir como el hacha de la mamá de Atreus, que se la dejó a Katros; Mimir, que por mucho se roba gran parte de la historia y tiene las mejores líneas del juego (“It’s all connected, man!”); Modi y Magni, los hijos de Thor y villanos patéticos pero que cómo joden a lo largo del camino; Baldur, que es de los mejores villanos que he visto, en el sentido de su justificación, lo que aporta a la historia y como mecánica de juego; y por supuesto Freya, que comienza como aliada y termina siendo potencialmente la principal adversaria del siguiente juego.

Y claro merecen mención especial las valkirias, que son de los mejores “jefes” que he tenido que enfrentar en un videojuego, y de las más desesperantes que jamás haya encontrado. Adoro a las muy perras.

La historia, que por supuesto está muy bien escrita pero también increíblemente actuada y dirigida, haría por sí misma que valiera la pena este juego. Pero además es un delicia el jugarlo. El combate es fluido e interesante, aunque la verdad hay que actualizar todas las habilidades de Kratos y Atreus para poder disfrutarlo plenamente; además de que hay que jugarlo en las dificultades más altas para apreciar la sutileza de todos los enemigos y batallas. Aunque todo mundo ha comparado el juego a los juegos de Souls y Bloodborne, y existen similitudes sin duda, yo lo encuentro más parecido a los juegos de Batman de Arkham; hay un ritmo que uno tiene que seguir para ser efectivo en el combate.

Por no dejarlo de lado, todos los aspectos técnicos son excelentes; una extraordinaria música; unos gráficos hermosos y fluidos (lo jugué en 1080p, 4K me parece masturbación mental); y un montón de cosas más que son la cereza en el pastel del que, sostengo, es el mejor juego en la historia.

La innovación del juego está dada por dos cosas narrativas (aunque una es mecánica también, de alguna forma); la historia transcurre en un plano-secuencia: una sola toma, como Birdman, lo que hace interesante cómo manejan el viaje-rápido entre distintos lugares en el mapa y cómo narrativamente nunca dejamos a Kratos, perdiéndolo de vista en sólo unas cuantas escenas donde la cámara se enfoca en Atreus, Freya o algún otro de los personajes secundarios. La segunda innovación está dada por la evolución del personaje de Kratos, que hacia el final de su último juego era medio imposible tomárselo en serio (nadie puede estar tan enojado tanto tiempo). Este juego es el que nos presenta a Kratos como un personaje real, con una motivación mucho más creíble que el choteado y misógino cliché de que asesinaron (o lo hicieron asesinar) a su mujer e hija. El viejo dios de la guerra comienza a ganarse su redención en este juego.

Y la relación de Kratos con Atreus es espectacular, porque el muchacho es genuinamente encantador y con dosis de buen humor que compensan a su estoico padre… exceptuando por supuesto la parte (breve, gracias a Odín) donde Atreus se convierte in a whiny little cunt justo después de enterarse de que es un dios.

No pude dejar de jugar este juego. Lo acabé (con todo y platino) relativamente rápido, como se puede ver en el video que ligo arriba; pero la verdad tuve que bajar el nivel de dificultad para poder ganarle a Sigrun, reina de las valkirias. Después seguí jugando, maximizando todas las estadísticas de Kratos y Atreus, así como todo su equipo; y cuando salió el parche con new game, comencé a subir los niveles de dificultad hasta que pude ganarle a todas las valkirias, incluyendo a la perra de Sigrun, que cómo me costó, carajo. Todas esas batallas las tengo en el tubo, porque sí me siento muy orgulloso de haber podido terminar el juego (¡al 100%!) en el modo de dificultad más alto, Give me God of War.

Después, seguí enfrentando a Sigrun, porque es endiabladamente divertido ganarle; lo hice un total de 4 o 5 veces.

Jugué God of War múltiples veces después de ganar el platino, lo cual es muy raro en mí; y sencillamente creo que es el epítome de lo que pueden aspirar a ser los videojuegos. Como obra artística; como texto literario; como experiencia interactiva; y como un montón de cosas más, este nuevo capítulo en la vida del espartano me parece que es a lo que deberían aspirar muchos videojuegos, si tal vez no todos.

Y definitivamente es el que más he disfrutado en mi vida.

Una vez más, eso es una afirmación muy fuerte; pero cuando Kratos regresa a su casa para recuperar las cuchillas del caos, porque las necesita para ir al inframundo nórdico a recolectar un ingrediente para salvar a Atreus, y aparece Atena para atormentarlo, de verdad no creo haber experimentado algo así con videojuegos nunca. Y cuando, después de decenas de intentos, por fin Kratos le arranca las alas a Sigrun en la dificultad más alta del juego, yo literalmente estaba brincando y gritándole al monitor, en un éxtasis que, repito, no creo haber experimentado nunca en mi ya no tan corta vida de gamer.

God of War es, en mi humilde opinión, el mejor videojuego en toda la historia del mundo mundial, y es algo que todo mundo debería experimentar. Pueden ver la historia nada más; pueden ver cómo un degenerado le gana a Sigrun en la dificultad más alta utilizando el equipo inicial del juego (nivel 1) nada más; o pueden ver a otro degenerado ganarle a Sigrun en la dificultad más alta en tan sólo 16 segundos. Pero sinceramente, todo mundo debería jugarlo; aunque sea en la dificultad más baja y apreciar el mundo, la historia y los cagadísimos comentarios de Mimir.

He jugado más videojuegos después de God of War, por supuesto; pero no hay nada que se le acerque todavía. Probablemente llegue a ser superado en el futuro, pero es de verdad de las cosas más maravillosas que yo he experimentado con una consola de videojuegos; y les recomiendo que ustedes también lo hagan, si tienen la oportunidad.

One Comment

Avengers: Endgame

El domingo del fin de semana de su estreno fuimos a ver Avengers: Endgamge. Originalmente me iba a esperar a después del fin de semana del estreno, pero vi que eso no iba a afectar en lo más mínimo la tonelada de dinero que iba a ganar la película, además de que iba a ser medio imposible evitar spoilers, así que siempre sí fuimos ese domingo.

Diría que se aplican las advertencias de siempre, pero supongo que ya todo mundo fue a verla, múltiples veces en algunos casos.

Avengers: Endgame

Avengers: Endgame

Avengers: Endgame no es basura, lo cual está chido, porque el estilito de Marvel, por más disfrutable que sea, a mí ya me está cansando.

Pero no es una buena película; a lo mejor logran colar una nominación al Oscar para Tony Stark, pero sinceramente no creo que lo mereciera. Es un churro de acción muy entretenido y ciertamente la primera vez que la pantalla grande logra encapsular lo que eran las culminaciones de grandes “eventos” en los cómics (Crisis on Infinite Earths; Secret Wars; Identity Crisis; Civil War, etc.) También (y esto no puede enfatizarse demasiado) es impresionante desde el punto de vista logístico.

Pero no es una buena película: la historia es incomprensible si uno no ha visto aunque sea una parte importante del MCU y los hoyos en la misma son enormes (y en muchos casos ridículos).

Dicho sea eso, yo merito sí me eché todas las películas del MCU (en el cine), y eso hizo que la película fuera deliciosamente disfrutable para mí y otros como yo. No la hace buena; pero sí la hace más disfrutable.

Me hizo recordar el final de Lost, la serie de televisión; las últimas temporada fueron terribles y tiraron a la basura casi todas las cosas maravillosas que habían creado las primeras temporadas. Pero para la temporada final trajeron de regreso a básicamente todos los personajes de la serie, y de alguna manero eso logró que mucha gente terminara la misma con un buen de sabor de boca. La gente en general reacciona bien al fan service.

En esta última película de los Vengadores (y probablemente la última con la alineación original), sale todo mundo y hacen referencia a casi todas las películas anteriores del MCU. Se puede discutir que la película son una serie de viñetas, cada una siendo básicamente fan service, cosidas juntas para extraer una reacción emocional del espectador que ha seguido este universo desde hace más de una década. Dícese, alguien como yo.

Las escenas más impactantes de la película, desde un punto de vista emocional, dependen (en gran medida) de haber visto otras películas del universo Marvel; uno sólo puede emocionarse de ver a Cap recoger a Mjölnir si recuerda que en Age of Ultron Steve lo había intentado y probablemente (en restrospectiva) decidió no moverlo para no hacer sentir mal a Thor; uno sólo puede emocionarse con el chasquido de Tony y su frase “I’m Iron-Man” si recuerda que fue como termina Iron-Man, la película que inició todo esto; uno sólo puede emocionarse de ver cómo the Ancient One separa a la proyección astral de Bruce del cuerpo de Hulk si recuerda que es lo mismo que hace con Stephen Strange en Dr. Strange.

La película no funciona por sí misma; depende de todas (o una buena cantidad de) las otras películas del MCU. Y sinceramente, se lo han ganado los creadores del MCU (particularmente Kevin Feige): fue más de una década de construcción de un universo, con películas de dudosa calidad en algunos casos, pero siempre altamente entretenidas, que permiten a esta colosal conclusión aterrizar de forma efectiva para la gente que al menos tiene una idea de qué ocurre en dicho universo.

Que en su defensa, es una parte considerable de la población del mundo mundial; todo mundo (o casi) ha visto aunque sea un pedazo de este universo.

A mí me encantó, pero justo yo soy el tipo de personas a las que más podía gustarle esta madre, que durante la última década mi consumo de cultura popular incluyó religiosamente a todas las películas del MCU, siempre yendo a verlas al cine, muchas veces los días que se estrenaban. Y yo caí en cuenta de lo mucho que me gustó está película, cuando me emocioné como niño chiquito cuando Cap dice “Avengers, assemble!” en el clímax.

Nunca he sido fan de los Vengadores. Para mí la que importa es la Liga de la Justicia; y en el Universo Marvel serían tal vez los X-Men. Pero de todas formas me emocioné cuando absolutamente todo mundo aparece para partirle su mandarina en gajos a Thanos y su ejército de Fácilmente Descartables Lacayos.

Nunca había habido algo así en la historia del cine mundial, con lo más cercano siendo la octava película de Harry Potter. Pero en el caso de Endgame se malabarean como catorce millones de personajes distintos con historias interligadas a lo largo de varios años y con harta acción CGI porque obvio eso no podía faltar. Eso no hace a la historia buena o profunda (es mucho más profunda y mucho mejor escrita la del joven mago inglés); eso no hace a los personajes entrañables o tridimensionales (ditto). Pero sí causa un impacto emocional innegable y refleja muy bien cómo han funcionado los cómics desde hace setenta años; por supuesto que nos vamos a emocionar la primera vez que veamos a Superman platicar con Batman, no importa lo soso que sea lo que lleguen a decirse.

Así que aplaudo esta película y voy a seguir yendo a ver todas las películas del MCU al cine, por lo menos mientras sigan siendo entretenidas. Como fan de cómics desde mi adolescencia me encanta que hagan estas madres y Endgame es (dadas las películas del MCU que la preceden) lo mejor se podía esperar para esta conclusión a la alineación original del los Vengadores. Lo interesante por supuesto será ver cómo le hacen para mantener la fábrica de dinero funcionando.

Leave a comment

Game of Thrones

Después de obtener mi platino en Batman – Return to Arkham: Arkham City, obtuve el de Game of Thrones.

Ahorita entro en detalle, pero quiero decir antes de empezar que, con casi toda certeza, Game of Thrones (el de Cyanide que reseño aquí, no el de Tell Tale que reseñaré algún día) es el peor juego que he jugado tanto en mi PlayStation 3 como en mi PlayStation 4.

Game of Thrones

Game of Thrones

Este juego salió en 2012, cuando el programa de televisión de HBO ya era un éxito mundial; sin embargo, esto implica que el guión del juego fue escrito más o menos en 2009, cuando el show estaba siendo filmado y nadie tenía idea del éxito que iba a tener.

Mecánicamente el juego es un RPG de acción/por turnos. La historia se centra en dos aristócratas de Westeros, uno que se autoexilió después de la rebelión de Robert Baratheon y que se convirtió a la religión de R’hllor; y otro que lo exiliaron al Muro en el norte por negarse a matar a Elia Martell y sus dos hijos al final de la misma rebelión. Ambos caballeros eran mejores amigos y un excelente par de guerreros; y ambos son vasallos de la Casa Lannister, lo cual está chido porque uno puede terminar hasta la madre de siempre ver y oír de los Stark y el norte en este universo.

No por arruinarles la sorpresa, pero al final resulta que el autoexiliado se autoexilió porque justo mató a la esposa e hija de su amigo, así que el juego termina con uno matando al otro (se puede elegir cuál) y después todo mundo acaba deprimido, como sele ser Game of Thrones.

La historia es medianamente entretenida (si bien harto imposible y medio contradictoria de los libros y programa de televisión) y pues el mundo de Westeros es indudablemente interesante; pero todo esto se va al caño en gran medida porque el juego es pésimo. El combate es aburrido y repetitivo; los gráficos parecen de un PlayStation 2 (que ni siquiera llegué a jugar); las actuaciones son de dar pena; el movimiento de los personajes tartamudea más que un adolescente pidiéndole una cita a su inalcanzable enamorado/a… y un largo etcétera de problemas.

Podría tal vez haber perdonado todo eso, pero la gota que derramó el vaso fue una aparición que hace el panzón de mierda, George R. R. Martin, autor de los libros en los que todas estas pendejadas están basadas, y se pone a bromear de que su historia de los siete reinos no puede terminarla.

Lo único bueno que puedo decir del juego es que tiene la música del programa de televisión, fuera de eso es realmente malo. Por suerte es sencillo obtener el platino; el juego me salió gratis en PS+ y decidí jugarlo porque me gusta el programa de televisión. Pero si hubiera sabido lo realmente malo que es, probablemente no lo hubiera hecho.

2 Comments

Cuarenta y dos

Hoy cumplí cuarenta y dos años.

Este año pasado de mi vida (el 41) fue interesante por múltiples cosas, pero para mí tuvo un significado simbólico importante: Alan Turing, probablemente el computólogo más importante del siglo pasado (teórico y práctico), fue asesinado justo a unos días de cumplir 42 años (no me importa que él haya sido el que terminó con su vida; eso fue un asesinato por parte del gobierno homofóbico británico). De ahora en adelante en mi vida, seré más viejo de lo que Turing jamás llegó a ser.

Por supuesto, de las grandes tragedias que significaron la muerte de Turing tan joven, fue que no le pudo dar al mundo aún más de lo que de por sí le dio. Con tan sólo poco menos de un par de décadas en su vida académica y profesional, Turing contribuyó a múltiples áreas con ideas y resultados que básicamente nos siguen afectando hoy en día, y que así lo seguirán haciendo durante siglos.

Lo cual, de manera inevitable, hace que pondere acerca de lo que yo he hecho en estos 42 años de vida. Por supuesto soy realista: Turing fue uno de los grandes genios del siglo XX; yo soy un ser humano bastante común y corriente. Y de hecho conforme más transcurre el tiempo y más cosas aprendo (consecuencia ineludible de hacerse viejo; “más sabe el diablo”), más claro me queda lo tarado que puedo ser con básicamente todo en el mundo: mi trabajo académico incluido.

Como sea y aunque son irrisorios mis logros si los comparo con los de Alan Turing, sí estoy contento con lo que he hecho de mi vida en estas 42 órbitas alrededor de la canica amarilla que bien tiene a iluminarnos. Las cosas que he hecho no cambiarán al mundo significativamente y con casi toda certeza ninguna pasará a la historia; pero quiero creer que he contribuido con un granito de arena, por pequeño que sea, a hacer de este mundo un mejor lugar.

Podría mencionar varias, pero realmente sólo hay una que importa: los alumnos que he formado, algunos de los cuales incluso alguna vez me han llegado a decir que el curso que les impartí no estuvo tan mal.

Este año de mi vida en particular (y relacionado con lo anterior) publiqué mi primer libro de texto como autor único; y además mi primera tesista se tituló. Quiero dejar bien claro que ambas cosas no tienen nada de extraordinario; es más o menos lo que se espera de mí como profesor de tiempo completo de la UNAM. Pero sí estoy muy contento de que ambas metas se cumplieran en el año en que rebasé a Alan Turing en edad… que supongo que será en lo único que lo rebase en mi vida.

Eso y novias. Y tacos de suadero consumidos.

El año que viene siguen otros proyectos, pero supongo que lo natural es que, eventualmente, sencillamente ya no podré hablar de cosas que he hecho por primera vez. De nuevo, consecuencia ineludible de hacerse viejo. Como siempre, sigo optimista (es de las cosas que me definen, supongo) y además estoy bastante contento con cómo va la 4T, así que sólo espero mejores cosas el año que viene.

(Y antes de que nadie ni siquiera lo sugiera; púdranse si quieren que elabore acerca de la 4T, no me interesa discutirlo a unos cuantos meses del inicio del sexenio, así que borraré alegremente cualquier comentario que quiera llevar la discusión en esa dirección).

Vamos a ver cómo se desarrolla mi siguiente año de vida.

2 Comments

La voz de la igualdad

Hace unas semanas vimos On The Basis Of Sex. Se aplican.

On The Basis Of Sex

On The Basis Of Sex

Esta película relata el primer caso que Ruth Bader Ginsburg (actual ministra de la suprema corte gringa) argumentó frente a una suprema corte estatal en cuestiones de igualdad de género. Además muestra algunas escenas de su vida como una de las primeras estudiantes de derecho en Harvard, y de su vida familiar con su hija mayor e imposiblemente perfecto marido.

Decir que es una película feminista se queda bastante corto. Lo que a mí me parece interesante, es que justamente muestra muy claramente las cosas de las que hablaba cuando escribí de democracia antes de las elecciones; la democracia es lenta y aburrida.

A inicios de los 70s en gringolangia, el movimiento feminista se vio con un muy particular dilema: no tenían los votos. Los legisladores gringos eran por mucho mayoritariamente hombres (casi todos blancos) y generalmente muy cómodos con el papel que jugaban las gringas en su sociedad; era pragmáticamente imposible legislar de tal forma que se avanzara la equidad de género. Entonces lo que esta loca y demás asociadas decidieron hacer, fue legislar a través de las cortes convenciendo a los jueces, caso por caso y estado por estado, con la idea de que se generara un efecto dominó donde un caso de igualdad de género comenzara a usarse como jurisprudencia para ganar más casos de igualdad de género. Ese caso es el que relata la película.

El proceso funcionó: la enmienda “ERA” (Equal Rights Amendment), que fue propuesta en 1921, pasó las dos cámaras del congreso gringo en 1971 y 1972, y comenzó inmediatamente el proceso de ratificación (que necesita 2/3 de las cámaras estatales para que la pasen). El problema es que dicho proceso está detenido desde los ochentas; la han ratificado más de 30 estados, pero 4 de estos ahora dicen que se desdicen de lo que había decido.

Es particularmente desesperante, porque las mujeres no son minoría, que a mucha gente siempre se le escapa eso. De hecho, suelen ser más que los hombres. La democracia es lenta y aburrida.

Como sea, la película está entretenida si bien bastante maniquea; los buenos son buenos buenos, los malos son malos malos, no vaya a ser que nos confundamos. Pero está interesante y yo sí la recomiendo; porque además sale Felicity Jones como RBG, que a mí siempre me ha parecido increíblemente hermosa. Eso sí, la verán en streaming, porque creo que ya no está en ningún lado.

Leave a comment

Batman – Return to Arkham: Arkham City

Después de mi platino en Tales From The Borderlands, obtuve el de Batman – Return to Arkham: Arkham City.

Batman: Return to Arkham - Arkham City

Batman: Return to Arkham – Arkham City

Batman: Arkham City es el segundo mejor videojuego que yo jamás haya jugado; y de hecho era para mí el mejor hasta el año pasado, pero de eso hablaré después. Esta remasterización es básicamente idéntica a la versión original para el PS3, pero con mejores texturas, FullHD (1080p) y 60 cuadros por segundo constante en todo el juego.

Los trofeos son también idénticos, pero esta vez me tomaron siete semanas obtenerlos todos; y la verdad sin jugar mucho tiempo al día porque ya estaba trabajando como profesor de tiempo completo. Está mal que yo lo diga, pero me he vuelvo extremadamente bueno en los juegos de Batman de Rocksteady.

El juego sigue siendo extraordinario y lo recomiendo, incluso si no se avientan las catorcemil millones de cosas que hay que hacer para obtener el 100% de trofeos; pero si lo jugaron en PS3 pues la verdad sólo tiene que se ve más bonito.

2 Comments

Shazam

El fin de semana de su estreno fuimos a ver Shazam, porque por supuesto eso hicimos.

Se aplican las de siempre.

Shazam!

Shazam!

Shazam! es genuinamente divertida y se nota a leguas que está hecha con mucho cariño. También es (por mucho) la película más infantil del DCEU y aunque a mí me encantó, sí podría entender que a alguien le pareciera demasiado para niños.

Sin embargo le queda al personaje; tanto Captain Marvel (me niego a decirle de cualquier otra manera) como Billy Batson siempre han sido realmente, por definición, héroes muy ñoños por el hecho de que el toro que es Captain Marvel no deja de ser el adolescente que es Billy Batson.

(La única excepción siendo, por supuesto, Kingdom Come, donde Billy es el único ser superpoderoso capaz de mantener a raya, si bien no derrotar, a Superman).

La película no es perfecta, pero no creo que tuviera necesidad de serlo; es divertida y ligera, y me parece que eso basta y sobra. Sin embargo, me parece mucho más centrada y entera que Aquaman, y no puedo entender por qué gano menos de la cuarta parte que la segunda (aunque no me engaño; probablemente por Jason Momoa).

Como sea, Shazam! es un buen churrito dominguero y sin duda alguna le va a encantar a los niños, porque es básicamente una fantasía infantil hecha realidad. Así que yo sí la recomiendo.

Leave a comment

Tales From The Borderlands

Después de mi platino en Batman, me aventé otra aventura gráfica en Tales From The Borderlands.

Tales From The Borderlands

Tales From The Borderlands

Nunca jugué Borderlands, porque no juego juegos FPS en mis PlayStations. Supongo que viene de que cuando era joven sí jugué bastante Quake III Arena, y sencillamente no me acomodo a un gamepad para jugar un FPS; aunque como sí juego bastantes juegos TPS, no sé si todo esté en mi cabeza.

Como sea; nunca jugué Borderlands (ni el 1 ni el 2, y no planeo jugar el recientemente anunciado 3). Así que llegué a este juego (que como casi todos los de su tipo me salió gratis por PS+) sin tener idea de nada de lo que ocurría en el mismo. No creo que sea muy importante; la historia del juego (que es lo único que hay, realmente, es una “aventura gráfica” al fin y al cabo) se entiende sin haber jugado los juegos anteriores.

La historia es muy divertida; la parte de “ciencia” de esta historia de ciencia ficción es bastante idiota, pero es sin duda alguna divertida. Y tiene algo de romance y salió gratis en PS+, así que no me quejo.

Pero jamás en la vida lo habría jugado si no hubiera salido gratis.

Leave a comment

Las dos reinas

Cerca del día de su estreno fuimos a ver Mary Queen of Scots. Se aplican.

Mary Queen of Scots

Mary Queen of Scots

Esta película podría llamarse Pinches Viejas, edición Siglo XVI. Mientra que se toma mucho más en serio que The Favourite, y es más o menos igual de apócrifa (la escena climática donde las dos reinas se reúnen cara a cara es completamente inventada), a la vez es más inverosímil por las libertades que se toma con el elenco, que alegremente agrega a negros y descendientes de gente del lejano oriente a las cortes escocesa e inglesa cuando obviamente no fue así históricamente. Entiendo el objetivo de la directora, y debe ser muy padre ser británico negro o de ascendencia del lejano oriente y poder participar en este tipo de películas; pero ciertamente no hace parecer más veraz a la historia.

Me encantó la película por las actuaciones de Saoirse Ronan y Margot Robbie; pero sí reducen un periodo terriblemente complicado de las islas británicas a un culebrón telenovelesco. Yo no me quejo, porque me encantan los culebrones telenovelescos.

Todo lo demás está bastante bien, pero es lo que suele esperarse de este tipo de producciones, con los escenarios y los vestidos y los peinados y los acentos y etcétera. Son las actuaciones las que hacen que valga la pena ver la película; especialmente por la escena (apócrifa, repito) donde las dos (literales) reinas se reúnen y se dicen de cosas. Me sorprendió la Robbie; la Ronan yo ya sabía que era muy buena actriz, pero la güera australiana se roba toda esa escena.

Entonces yo sí la recomiendo, aunque me parece que ya la quitaron de todos lados.

Leave a comment

Batman

Después de obtener mi platino en Table Top Racing: World Tour, obtuve el de Batman, la aventura gráfica de Telltale Games.

Batman

Batman

Ya he platicado que antes jugaba muchas aventuras gráficas. La versión modernizada de esto en gran medida fue recogida por Telltale Games, hasta que tronó a inicios de este año (dejando varias series incompletas, por cierto). Son los juegos más mensos del universo, porque sólo hay que jugar algunos QTEs (Quick Time Events), seleccionar algunos diálgos, y a veces conectar (literalmente) los puntos en una escena de crimen.

Pero están divertidas las historias (suele ser lo que hace exitosos a estos juegos) y pues uno generalmente no le dice que no a Batman.

El juego cubre los primeros meses de Bruce Wayne como el Caballero Nocturno, y la historia introduce varios de los villanos de su galería, como son Catwoman, Pingüino, Joker, Dos Caras, etc. Está simpático.

Yo el año pasado jugué una cantidad ridícula de juegos de Telltale que habían salido gratis en PS+ (casi todos sin platino), y la verdad ya ahorita estoy medio hasta la madre de ellos; acabé éste de Batman y otro de Borderlands, pero tengo uno de Game of Thrones en espera sencillamente porque me da hueva ver desarrollarse (lentamente) la historia mientras doy dos o tres botonazos cada media hora.

Como sea; está divertida la historia del de Batman y sí planeo jugar los siguientes.

Cuando salgan gratis en PS+.

Leave a comment

Capitana Marvel

El día de su estreno fuimos a ver Captain Marvel. En general ya no voy a ver las películas del MCU el día de su estreno (suelen ser basura), aunque sigo (y seguiré) yendo a verlas al cine; pero me molestó la bola de retrasados mentales que comenzaron a atacar la película nada más por cometer el pecado de tener una protagonista a la que se le trata de la misma manera que si fuera un hombre.

Se aplican las de siempre.

Captain Marvel

Captain Marvel

Captain Marvel es basura. Es el tipo de basura que Marvel hace, entonces es bastante divertida; pero eso no le quita que sea basura.

Me gustó bastante, especialmente la escena donde Carol se levanta para enfrentar a la Suprema Inteligencia de los Kree; reflejando todas las veces en su vida que tuvo que levantarse después de que la tumbaran y que le dijeran que no iba a poder. Eso está muy padre.

Pero es más bien lenta y con relativamente poca acción; y la verdad sí ya estoy algo cansado del estilo de Marvel, por divertido que pueda llegar a ser. De cualquier manera, es entretenida, está muy bien hecha y supongo que vale la pena verla antes de Endgame; además, está dedicada a Stan Lee y su cameo menciona a una película de Kevin Smith. Así que sí la recomiendo.

Quiero mencionar dos cosas; la primera es el obvio extremo al que llega Marvel con rejuvenecer digitalmente a sus actores: toda la película vemos a un Samuel L. Jack joven, y la verdad el efecto es muy bueno. No sé qué tan efectivo sea en relación costo/ganancia; ¿de verdad necesitamos a los mismos actores interpretando los mismos papeles? Han habido como doscientos Romeos y Julietas; por no decir James Bonds en el cine.

Como sea, sí es impresionante el efecto especial.

La segunda es la “controversia” feminista. Supongo que debo entonces elaborar un poco acerca del feminismo; que me parece redundante, pero pues al parecer mucha gente malentiende lo que (en mi opinión) la gente racional entiende por feminismo.

No existe el “feminismo radical”; por definición no puede existir. El feminismo es (simplificando, he de admitir), que las mujeres se les reconozcan los mismos derechos que los hombres, tomando en cuenta el hecho de que únicamente ellas pueden dar a luz. Entonces “feminismo radical” sería que se les reconocieran todos los derechos… que es justamente el punto.

Si existe alguien que honestamente sugiera que las mujeres deben dominar a los hombres, por definición (ver arriba) eso no es feminismo.

En ese sentido, toda película que trate a un personaje mujer de la misma manera que trataría a uno hombre (Alien, Terminator, Fury Road, etc.), entonces eso convierte a la película en feminista. Eso no tiene nada de malo; porque el feminismo no tiene nada de malo.

(La discusión acerca de las políticas para que se les reconozcan los derechos a las mujeres es otra completamente… pero creo que podemos mantener a productos de cultura popular fuera de la misma).

Así que no entiendo la bola de tarados que se pudieron ofender con Captain Marvel; y de cualquier manera al parecer no importa, porque ganó todo el dinero del mundo, y entonces deben ser minoría y me parece que lo más sensato es ignorarlos.

Como sea, de vuelta a la película: sí me gustó, me empiezan a hartar las películas de Marvel, pero me dieron más ganas de ver Endgame. Así que sí la recomiendo; que no tiene caso, porque eal parecer todo mundo fue a verla.

6 Comments

Table Top Racing: World Tour

Poco más de una semana después de sacar mi platino en Batman: Return tu Arkham – Arkham Asylum, obtuve el de Table Top Racing: World Tour.

Table Top Racing: World Tour

Table Top Racing: World Tour

(Esa portada, como suele ser con muchos juegos gratuitos en PS+, es falsa; creo que nunca salió físicamente el juego para PS4).

TTR: WT, como suele abreviarse, es un juego estupidísimo y estúpidamente divertido: uno controla carros de juguete (imaginen Hot Wheels, que eran los más famosos en México; pero más bien como Micro Machines) en pistas hechas sobre mesas de comedores, cocinas, escritorios y cosas por el estilo. Se pueden personalizar los carritos con mejores “motores” (porque nadie dijo que la mecánica del juego tenía que tener sentido) y llantas; pero además los carritos tienen armas y se pueden estar disparando los unos a los otros en varios eventos.

Los carros tienen la maniobrabilidad que uno esperaría (dícese, no mucha) y cuando chocan básicamente rebotan; pero después de un rato uno comienza a encontrarle el chiste a los carritos de (literalmente) juguete y el juego se pone divertidísimo. Ayuda que la música sea espectacular.

El juego salió gratis para PS+ en junio de 2016 y comencé a jugarlo pensando que sería muy sencillo obtener el platino; pero en trofeos es mucho más difícil de lo que uno esperaría en un juego de carros de juguete. Más aún porque algunas pruebas de tiempo redujeron el tiempo que uno tiene disponible. No es que sea muy difícil; pero sí es difícil: uno tiene que aprender varios trucos para poder conseguir ciertos trofeos. Un trofeo me emocioné tanto cuando por fin lo obtuve, que hasta lo subí al tubo.

Como sea; es un juego medio idiota, pero está muy divertido, tiene muy buena música, y salió gratis; ¿qué más se puede pedir?

Leave a comment

¿Podrás Perdonarme?

El primer día de marzo fuimos a ver Can You Ever Forgive Me? Se aplican las de siempre.

Can You Ever Forgive Me?

Can You Ever Forgive Me?

Siempre he sido fan de Melissa McCarthy, desde las Gilmore Girls. Eso ha resultado en varias decepciones, porque aunque a veces hace cosas espectaculares (como Spy), la verdad también hace muchos esperpentos (como Tammy). Como sea, generalmente es hilarante.

Can You Ever Forgive Me no es hilarante; pero es muy divertida y mucho menos oscura de lo que yo originalmente creí que sería, dados los avances.

La historia relata como una escritora, que suele hacer biografías que nadie quiere leer, comienza a falsificar cartas de escritores muertos para vendérselas a gente que a su vez se las vende a coleccionistas. La idea es que era tan buena escribiendo, que podía emular la “voz” de un montón de escritores extraordinarios.

A mí más bien me parece que era una buena estafadora y que los tarados que le compraron sus falsificaciones eran en general retrasados mentales, pero bueno.

La historia es divertida por la McCarthy, que por fin se ganó su nominación al Oscar por esta película; y por Richard E. Grant, que también se ganó su nominación al Oscar por esta película. Entre los dos interpretan al par de personajes más encantadoramente desagradables que haya visto en mucho tiempo.

La película me gustó mucho por lo único que vale la pena, que son las actuaciones; pero la verdad no tiene mucho sentido verla en el cine (que no debe ser ningún problema; ya la quitaron de todos lados). Pero es buena para verla en streaming, aunque es medio deprimente en algunas partes.

Con final medianamente feliz, eso sí.

Leave a comment

Batman – Return to Arkham: Arkham Asylum

Después de XBlaze: Lost Memories, conseguí el platino de Batman – Return to Arkham: Arkham Asylum.

Batman: Return to Arkham - Arkham Asylum

Batman: Return to Arkham – Arkham Asylum

Este juego es una remasterización de Batman: Arkham Asylum para las consolas de la nueva generación; en particular el PS4, en mi caso. Fue el primer juego que compré para mi PlayStation 4 (junto con la remasterización de los juegos de Uncharted, Batman: Arkham Knight y Bloodborne).

El juego es idéntico a la versión original (pueden leer mi reseña aquí); con la única diferencia de que tiene mejores gráficos y está a 1080p a 60fps todo el juego.

Sigue siendo un juego espectacular; pero la verdad es ligeramente opacado por el que probablemente sea el segundo mejor juego que yo haya jugado: Batman: Arkham City (del primero hablaré luego). Además, fue mucho más fácil para mí ahora, varios años después de estar jugando videojuegos y en particular todos los de Arkham.

El platino, en otras palabras, fue casi trivial para mí esta vez. No me arrepiento de haber comprado la remasterización; este juego por sí mismo valió la pena que lo hiciera: pero además me permitió volver a jugar Batman: Arkham City.

Leave a comment

Green Book: Una amistad sin fronteras

Luego de ver Alita: Battle Angel, fuimos a ver Green Book. Se aplican las de siempre.

Green Book

Green Book

Green Book es una película barata, ridícula, maniquea y, aunque me parece bien intencionada, probablemente más dañina que benéfica para las relaciones raciales en gringolandia.

Nada de eso me importa a mí, porque me encantó como no tienen idea.

Podríamos obviar lo obvio, obviamente, pero sí quiero mencionar que la ambientación en los 60s y todos los aspectos técnicos de la película son impecables. Es una delicia nada más oír esa música y ver esos trajes y automóbiles.

Pero lo que hace a esta película encantadora son las actuaciones de sus dos actores principales, Viggo Mortensen y Mahershala Ali. El segundo es extraordinario como el digno y elegante pianista Donald Shirley; pero Aragorn hace suya toda la película con el entrañable Tony Lip… que probablemente sea la caricatura más racista en años de un gringo de ascendencia italiana, interpretada por un actor que no es de ascendencia italiana; pero supongo que ese justamente es el chiste.

El papel de Tony Lip es sencillamente encantador, con su inocente incultura, su genuina simpatía y su capacidad de resolver problemas “bullshiteando” (que no es lo mismo que mentir), o bien agarrándose a madrazos, dependiendo del caso. Es medio imposible no enamorarse del personaje.

Fuera de eso la película es el lugar común de los gringos de dos personajes de antecedentes muy distintos (generalmente uno negro y otro blanco) que aprenden a respetarse y apreciarse después de vivir una aventura juntos. Es tan cliché que incluso podría dar el gatazo de que es un guiño al espectador; pero no, creo que los realizadores lo hicieron en serio totalmente.

De cualquier forma está muy bien hecha, es muy divertida y vale la pena verla nada más por ver al simpático y vulgar Tony Lip exasperar al estirado y educado Dr. Donald Shirley. No sé si valga la pena a nivel “ganadora-del-oscar”, pero sin duda vale la pena.

Así que vayan y véanla, yo sí la recomiendo.

Leave a comment

Juárez

Estoy en Ciudad Juárez, Chihuahua, porque vine a dar una plática en las Jornadas de Física y Matemáticas, y (al parecer) un curso de seis horas.

Mis lectores habituales habrán notado que en marzo mis entradas en el blog se detuvieron casi por completo, después de varias semanas de haber estado publicando de forma bastante regular. El semestre y múltiples otras cosas (este viaje entre ellas) dominaron mi tiempo estas semanas, así que no había podido escribir; pero tengo varias cosas que estoy preparando (incluyendo múltiples películas).

Como sea; nunca había estado tan cerca de la frontera México-Estados Unidos en mi vida… y no planeo acercarme más, porque ni siquiera tengo visa (expiró en 2017 y me niego a renovarla hasta que los gringos pongan en orden su casa y saquen a Trump). La comida ha estado buena y eso que todavía no me llevan a comer burritos.

Esta semana tampoco actualizaré mucho el blog; pero regresando a la Majestuosa espero irme poniendo al día.

Leave a comment

Battle Angel: La última guerrera

El día de su estreno fuimos a ver Alita: Battle Angel, porque por supuesto que eso hicimos. Más aún, fuimos a verla en 4DX, que nunca había hecho para ver una película.

Se aplican las de siempre.

Alita: Battle Angel

Alita: Battle Angel

Alita: Battle Angel está basada en un animé que yo nunca vi, pero que se supone es seminal. No tengo idea; como digo, nunca lo vi. Lo que sí sé es que Alita: Battle Angel, la película, me encantó.

No sólo me gustó; creo que objetivamente es una muy buena película. No extraordinaria (excepto en los efectos especiales), pero definitivamente muy buena. El único problema que tengo con la película (además de la bola de putizas que le ponen a Hugo para que al final lo maten), es que como que de repente se acaba. Yo esperaba todavía una confrontación con el villano (un cameo de Edward Norton, que ni siquiera recibe crédito), pero ahí la película decidió mostrar los créditos. No me molesta demasiado, sólo me extrañó.

Rosa Salazar es espectacular como Alita, aunque debo admitir que eso ojazos (literal y figurativamente) ayudan; y me gustó ver a Christoph Waltz interpretar un personaje interesante de nuevo. Jennifer Connelly sigue bellísima, aunque su papel es más bien gris; Mahershala Ali en cambio se roba todas sus tres escenas. Y pues el antes mencionado Hugo, interpretado por Keean Johnson, que le va del nabo en la película.

Y supongo que sale la paisana Eiza González, pero la desmueren como a los cinco minutos.

La historia del mundo donde ocurre la película es más bien pendeja, pero nada para molestarse. Las escenas de acción son espectaculares y por mucho lo segundo mejor de la película; lo mejor es el personaje de Alita, que es a la vez encantadora, súper ruda, inocente y a veces demasiado intensa y medio bruta. Claro que se supone es adolescente, entonces supongo que lo justifica.

Es una película perfecta para verse en el cine y yo recomiendo que vayan ahí a verla. Yo de hecho la vi en 4DX; me gustó bastante (descubrí que hay un botón para que ya no le escupan a uno en la cara) y disfruté el 3D, que en esta película sí vale la pena. Así que vayan a verla; no ha sido el exitazo más grande del mundo, pero creo que sí lo suficiente como para hagan una segunda parte, que yo veré con mucho gusto.

One Comment

XBlaze Lost: Memories

Después de Hitman: Absolution obtuve el platino de XBlaze Lost: Memories.

XBlaze

XBlaze

He sido fan del animé desde hace varias décadas; fue mi primer fandom realmente, con Robotech. También fui en su momento fan de las aventuras gráficas como Leisure Suite Larry o Space Quest. XBlaze Lost: Memories no es un animé ni una aventura gráfica; es lo que los japoneses llaman una “novela visual” y que yo llamo un animé sin animación.

Las novelas visuales realmente tienen un montón de texto; si no serían telenovelas. XBlaze Lost: Memories no tiene casi texto; pero tampoco tiene video. En cambio tiene imágenes estáticas con un poquito de animación, como son los movimientos de la boca o abrir y cerrar los ojos; aunque también usan múltiples barridos y desvanecimientos. Eso y hartos diálogos en audio, lo que los convierten en los animés más baratos de toda la historia, supongo.

XBlaze Lost: Memories, como debía de ser, me salió gratis por mi suscripción a PS+. Es la secuela a otra novela visual, XBlaze Code: Embryo, que no he jugado y probablemente nunca jugaré, porque encima de todo este tipo de juegos son ridículamente caros, en el sentido de que salieron hace media década y aún cuestan 40 dólares.

Ahora, yo me considero defensor de los videojuegos en general. Casi cualquier videojuego, incluyendo muchos modernos que no tienen casi nada de acción, yo considero que está padre que existan y que habrá un público que los disfrute. El “casi” es porque hay basura mal hecha con el único objetivo de ganar dinero; pero si el o los autores del videojuego sinceramente quieren explorar el medio para expresarse, yo por principio apoyo eso.

El problema con XBlaze Lost: Memories, es que no estoy seguro de que se pueda clasificar como videojuego. El 85% del juego es estar viendo desarrollarse la historia, a través de imágenes semiestáticas y horas de diálogo (en audio) entre los protagonistas. El resto tiene una parte de “plataforma”, entre comillas porque uno no puede morir; no puede perderse; y para obtener el platino únicamente hay que coleccionar memorias y (no bromeo) gatos. Además de que los gráficos son de un nivel que casi puede compararse a los del Atari 2600.

XBlaze

XBlaze

En otras novelas visuales está la posibilidad de tomar decisiones que afectan la historia; en esos caso creo que sí se pueden clasificar como videojuegos sin ningún problema. En XBlaze Lost: Memories tambien se pueden tomar decisiones, pero literalmente son como seis en total y sólo ocurren hasta el mero final.

De cualquier forma, disfruté mucho XBlaze Lost: Memories, viéndolo como un animé sin animación. La historia no es nada del otro mundo (más aún porque es una secuela), pero pues tiene magia y romance adolescente; siendo como soy no suelo necesitar mucho más que eso. Y pues tiene a Es, que como Yuki Nagato en las historias de Haruhi Suzumiya o Rei Ayanami en Neon Genesis Evangelion, es un personaje encantador, con su personalidad casi robótica; además de ser perturbadoramente sexy.

Es

Es

(Esa es una captura del juego, por cierto.)

Además, el juego tiene un montón de contenido, si uno está dispuesto a chutarse todo lo que viene; la historia regular es como 10 horas, el equivalente a poco más de 20 episodios de cerca de media hora, como una temporada normal de animé. Encima de eso tiene varias partes que recuentan distintos segmentos de la historia, pero a partir del punto de vista de otro de los personajes (y que son, por cierto, las memorias que uno colecciona). En total eso debe duplicar o triplicar el contenido del juego, pero la verdad no tuve la paciencia de chutarme todo.

Me eché XBlaze Lost: Memories un fin de semana y pues no me arrepiento; si me vuelven a regalar juegos de este estilo en PS+, no tengo ningún problema. Pero dudo nunca ir y comprar uno por mi cuenta.

Leave a comment