Weekend

Friday was a little different that I have thought. I finished the manual, and went to CU to meet Juan and Omar. Enrique phoned me, and he said that he probably wouldn’t make it.

I picked up Omar and Juan, and we went to Phsycology to eat quesadillas and see the female physcologists. They told me that Santandar-Serfin (the bank where our paychecks are from) closed at 5:00, so we decided to go to Ciencias, pick my paycheck, and try to get to the bank before the closing time. In the road we decided to go to see Constantine, but Omar needed to ask his girlfriend Paola if that was OK with her.

It wasn’t.

But anyway he went with Juan and me to change our paychecks. We got to the bank doors just as they were closing, but we made it. Which was über cool, because I didn’t have any more money in change.

We then went to the cinemas, and then it occurred to us (Juan and me), that maybe Enrique could make it in the night. We ask him, but he wasn’t sure; all week he had been busy at work, and he was getting out late.

I went to work, and Juanjo stayed in the mall. Back in the work I finished the manual (again; it turns out that TMM has an internal documentation format), and then I installed Tomcat 5.0 in an ancient version of Solaris (SunOS 5.7). It worked, to my surprise, but suddenly it stoped working. Nothing in the logs, it just stoped accepting connections. Weird.

Juan and I went to see Constantine.

Constantine

Constantine

Very cool movie; Keanu Reeves is über cool in the role, and Rachel Weiz is a total babe. She is not only pertty and hot; she looks intelligent, and she gives her roles a lot of character. Even in The Mummy. And she is in bikini in that one, so we forgive the whole movie.

We then went to eat tacos and to talk, and I get to home late at night.

Saturday morning I made serious progress with Maistro, and I learned how to modify the DOM of a HTML page with JavaScript. I was aware of the capability of get information from the DOM with JS; but I didn’t know that you can change that information, and even create it! Now I have forms with dynamically created fields, which is not only über cool, but also very useful. I can now stop using popups to add registers to my tables in the database, and get the fields appear magically in the HTML. And I can create the JavaScript dynamically too.

My application now does things ala gmail, and it looks very professional.

At noon I tooked Tigger with the vet. He got this horrible bite at the base of his tail, and it was getting uglier, so I took him with Christina (our vet), and she cleaned the wound and give him antibiotics. Tigger was really pissed off. I don’t think he has been that pissed off before. But I understand him; the vet took a needle and shot in oxigenated water and Isodine right into the wound. It’s a bite, so it has four holes; the liquids entered in one hole, and exited in the other three. I was holding Tigger (I have experience), and he was wearing a mask so he couldn’t bite us; but he was pissed off. *Sigh*. I just hope he understand that I did it for his own sake… because at the end he was looking at me as if I were the devil.

In the afternoon I picked up Liliana to go to the theater. Originally we wanted to see Las viejas vienen marchando, but we didn’t know where the theater were; so we choosed Cabaret.

I was hoping something similar to Chicago (which I loved), but is not as spectacular, and certainly not so light. It’s OK, however. There is a scene were a lot of actors are signing a national-like hymn, making the nazi salute, and a lot of nazi flags start to get displayed in the room. There are brown-shirts dressed actors and actresses that get into the audience, with the swastika in their arms, and they kind of round us. You felt trapped. The scene is so fucking disturbing. And powerful.

At the beginning of the play, the director said a little words about the opposition of the producers and cast members to all the nazi symbols and everything that they represent, of course. But anyway… maybe is my communist education, maybe is my idea of good-wrong… but I feel kind of sick at that scene. Is so fucking real. I wanted to sing Le Internationale, shout “¡Viva Zapata!”, I don’t know… oppose it!

Maybe I’m over reacting; Liliana didn’t feel that. But she wasn’t feeling much, anyway.

Over the past weeks, one of our problems was that, according with Liliana, we weren’t doing anything that she likes. That all that we did was go to eat, and to the movies. And in the last two weeks only to the movies, because Liliana is on diet.

So, when my bosses payed me, the first thing I did was to propose the theater thingie to Liliana. She loves theater, and was one of the things she used as an example when I asked her what kind of things she would like to do.

But she was with her ejote-face all night. I was more than a little pissed off about it.

Sunday morning wasn’t better; she was all sad and distant, until she told me: “I think we shouldn’t see each other any more.”

That pissed me off big time.

After three so fucking long hours of discussion, I leaved her near the house of one of her friends, and I went back to home. I finished Juanjo’s machine, and then went to my father’s apartment, first picking up a cheap phone form Radio Shack. I reinstalled his modem (he was without phone for a very long time), installed Service Pack 2 to his Windows XP, and uninstalled PC Cillin and installed AntiVir Personal Edition. I catched up with him in the mean time. In all that time, I tried to phone Liliana, because I wanted to know if she was OK. In my father’s apartment she called me, and we accorded to talk in the night.

I sayed good by to my father, get back to home, picked up Juanjo’s machine, and went to his apartment to give it to him. I talked a little with him, and then returned to home. In the road, Liliana call me to say me that she was about to sleep, and we accorded to talk tomorrow.

I have no fucking idea of what is happening. I don’t know what are we going to do. And I’m still pissed off. Fuck.

I’m going to bed; it’s 2:00 AM and I’m so fuckin tired. At least Maistro looks like progressing, and Tigger seems like he doesn’t hate me any more.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Boring in office

I’m boring in the office, with nothing to do. Nothing to do work-related; I need to set up Maistro pronto, because I need to store my students grades, and a place where they can download their homework. I also need to review the last homework; I actually take it with me, and I’m plan to do that at some point in the day. Riiiiight.

Remotely I’m finishing Juanjo’s machine, installing it Gentoo. Huge delay because I forgot (again!) to set the journal in the partition, so I tared /, rerun mke2fs, and untared again. The filesystem took a lot of time to make, because Juanjo’s hard drive has problems, and I needed to check out for bad blocks.

My boss just give a little work to do: update the manual of the system.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Good Lord, I’m in english!

So, it turns out that I can’t make WordPress 1.5 speak spanish.

I downloaded an up-to-date es_ES.po file from this place, but it seems that it has problems with both UTF-8 and the translation.

Spanish spanish isn’t identical to the Mexican one, obviously. People from Spain say things like “ordernador”, or “fichero”, or (good Lord!) “vídeos”. And that’s OK; to each his own. But I’m mexican, and we say “computadora”, “archivo” and “video” (in the last one the difference isn’t only cosmetic; the spanish way is “video”, and the mexican one is “video”).

So, I decided that I will translate the translation. I will make a mexican spanish translation of WordPress, taking the spanish one as base.

In the mean time, I will only write posts in english. This will help me to improve my written english, an to remind me that I should hurry up with the translation.

Sorry about the grammar and spelling until then.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Cruda

Me siento como en una cruda. Lo cual es idiota; no tomo desde hace mucho.

Ayer me dormí hasta las 2:00 preparando los ejemplos que vería con mis alumnos hoy. De hecho estudiando otra vez Teoría de la Computación, porque no recuerdo mucho. Pero, considerando que sólo di una leída rápida, y que además eran las 00:00 de la noche de un día particularmente agitado, creo que no me costó mucho volver a entender el material.

Me levanté a las 6:20, pero me quedé dormido de nuevo. A las 6:40 me di cuenta de que estaba dormido y me levanté espantado, me bañé, me vestí, agarré mis cosas y me fui a las 7:08 de mi casa. Esta vez agarré Vaqueritos, y llegué a las 8:09. Creo que el martes próximo por fin llegaré a tiempo.

Me quedó muy chida la clase. Creo que me entendieron, y todos los ejemplos salieron bien.

Llegué a mi chamba para descubrir que no tengo chamba. O sea, no tengo nada que hacer. Y además mis padrotes me dijeron que la chamba que me tenían no se va a armar porque el que solicitaba el programador parece tener problema con que use el cabello largo. Lo cual es idiota.

No quiero quedarme sin chamba; necesito el dinero. Bueno, no lo necesito necesito, pero no me hace daño.

Toy aburrido, no hay mucho que pueda hacer sin chamba. Podría intentar hackear un poquito en Maistro, pero tendrá que ser remotamente.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

Conacyt. En el sitio del Consejo lo escriben CONACyT. La institución encargada, diciéndolo de forma coloquial, de soltar la lana a estudiantes, investigadores, e incluso otras instituciones. En teoría su función es fomentar la ciencia y la tecnología, dándole lana a los que se encargan de investigar en la ciencia e innovar en la tecnología.

Esta administración le ha dado constantemente en la madre, pero este año la convocatoria salió desde diciembre de 2004, anunciada desde octubre del mismo año. Eso es bueno; en 2004 la convocatoria salió semanas antes de cuando la mayoría de los estudiantes necesitaban que saliera, y la ventana para entregar papeles fue de dos semanas. De haber sido un poco más, yo ya estaría en Canadá.

Lo malo es que la convocatoria de este año solicitó, como requisito indispensable, la carta de aceptación o de aceptación condicionada, por parte de la universidad donde uno quiere ir. Además, se partió en dos la convocatoria: una para Estados Unidos y Canadá, otra para Europa. La primera se cierra el 18 de marzo; la segunda en junio.

La intención me parece obvia: que el menor número posible de solicitantes cumpliera los requisitos, y por tanto dar el menor número posible de becas.

Por casualidades que sólo puedo catalogar como cósmicas, resulta que yo sí cumplo todos los requisitos, incluyendo la carta de aceptación de la Universidad de Waterloo.

Las últimas semanas han sido un infierno para mí, por el terror que tengo que de no me den la beca. Y en particular la semana pasada fue muy tensa, porque tuve que ir a pedir y recoger las cinco cartas de recomendación que terminé entregando. Y todo culminó hoy, de forma por lo demás anticlimática, cuando a la 1:30 entregué mi solicitud en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Terminé el Conapackage a las 3:00 de la mañana, después de descubrir con horror que el tóner de la impresora se había acabado. Lo saqué y lo meneé tantito, lo volví a meter, y funcionó lo suficiente para imprimir las cerca de 20 cuartillas que terminé imprimiendo. Arreglé de forma obsesiva todo lo que tenía que entregar hoy, y me fui a dormir con una mezcla de cansancio y angustia muy desagradable.

Me desperté a las 9:10, con mi madre pidiéndome que cambiara el tóner. Resulta que había un tóner nuevo porque mi madre había previsto que el anterior se acabaría. Por su puesto, yo no sabía eso. Me dormí de nuevo, y desperté a las 10:30; le había avisado a mi jefe que llegaría tarde a la oficina.

Con una parsimonia que incluso a mí me impresionó, me bañé, me vestí, quedé con Citla de ir a ver porqué no jalaba el DHCP en su casa, recogí mi Conapackage, y me fui a entregar mi solicitud. Todo el camino fui manejando muy despacio, con una calma que todavía no termino de entender del todo. En el camino, me hablaron mis padrotes para decirme que me iban a depositar mi lana… lo cual es über cool, porque ya no tengo dinero.

Pasé por Hiper Lumen (o como le decía mi papá, Hiper Himen), fotocopié las cartas de aceptación y el costo de las colegiaturas, y me dirigí al Conacyt.

El edificio parece de empresa; típico de la administración panista. En la recepción, había cuatro chavas muy guapas y muy taradas atendiendo gente. En cuanto me puse en frente de una de ellas, me sonrió con una sonrisa ensayada y me dijo: “Buenos días, ¿en qué puedo servirle?”. Le dije a qué iba, y me mandó a un rincón. Le dije que yo tenía entendido que tenía que ir al primer piso, y ella (con su sonrisa idiota estampada en la cara), me informó que “todo” lo que tenía que entregarse se entregaba ahí, en el rincón.

Fui al rincón, y al abrir la puerta vi a un tipo con una playera del América. Mala señal. Estaba atendiendo a alguien, con la típica expresión del burócrata que se siente superior por tener una ínfima porción de poder, así que esperé a que terminara. Otra señora entró, y me preguntó que a qué iba. Le dije, y me preguntó por mi acuse de recibo para que me lo sellaran. Lo cual es idiota: ellos tenían que darme el acuse de recibo.

La cosa me estaba dando muy mala espina, pero como sea junté mis chivas y las metí todas en un sobresote, al cual le puse mi nombre y que era para la convocatoria abierta a EEUU y Canadá. Eso último lo hice porque cuando le di el sobre, el tipo lo puso en una pila con otros sobres de quién sabe qué, y comenzó a su vez a poner cosas encima de mi sobre.

Ya cuando me iba, le pregunté una duda acerca del disco. El disco preguntaba si ya había solicitado beca para Conacyt, y en su caso dar el número de registro. Yo ya había solicitado beca antes, pero no tengo idea de qué número de registro me dieron entonces. Como el sistema no me dejaba continuar si no ponía el número de registro, sencillamente dije que no había solicitado antes beca, y quería aclarar eso. El tipo me dijo que eso me lo contestaban en el primer piso.

Salí, temiendo que quemaran o algo así mi sobre, y fui al primer piso. Ahí me dijeron que (claro) ahí tenía que llevar mis chivas, no dejarlas en “paquetería”. Así que bajé, le dije a la monita sonriente que la había cagado, fui con el burócrata y casi le arrebaté el sobre, y subí de nuevo al primer piso.

A partir de ahí todo salió super chido. La chava que me atendió creo que le caí bien, y valió la pena el haberme dormido a las 3:00; cada vez que me pedía algo yo lo sacaba de mi mágico Conapackage, con una expresión de “¿qué transa?”.

Me enteré de varios chismes: soy el primero al que le aceptan la solicitud; a todos los demás los han rechazado porque les falta algo. La carta de aceptación, supongo. También me enteré que de hecho no esperaban que nadie entregara papeles ahora: el sistema que lee del disco la información del solicitante ni siquiera está arriba. A mí me dieron un acuse de recibo hecho a mano, y me prometieron que alguien leería el disco cuando el sistema estuviera arriba. También dijeron que no había bronca que hubiera puesto que no había solicitado antes beca.

Salí sintiéndome mucho mejor. Soy el primer solicitante de beca que le reciben su solicitud, y como me dijo la chava que me atendió: “no te preocupes; eres de los buenos”. Y no dijo nada de que diera cinco cartas de recomendación.

Liliana me habló poco después (le había enviado un mensajito cuando esperaba que me dieran mi acuse de recibo). Me felicitó y se portó muy chida, pero lamentablemente no voy a poder verla hoy. Qué lástima: quería sorprenderla con una cena o algo así.

Fui con Citla y a su máquina le dio miedo verme y comenzó a funcionar. Es un fenómeno inexplicable, pero lo he visto varias veces. No está tan contenta como me gustaría que estuviera de que ahora use GNOME, pero sé que terminará gustándole. En pago por haber ido a intimidar a su compu, me invitó a comer en su casa.

Llegué al trabajo vergonzosamente tarde, y mi jefe me dijo que siempre no iría a través de SSL el sistema. Lo cual hace mucho más sencilla la reparación que tenía que hacer: de hecho ya la hice. Estoy esperando para pedir permiso de irme. Quiero ver Dawson’s Creek y descansar, y no pensar que falta más de un mes para que, el 4 de abril, sepa qué será de mi vida.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

WordPress 1.5

Me pasé a WordPress 1.5 porque me llegaron cuarenta SPAMs. Los primeros tres fueron novedosos; los demás sencillamente molestos.

Lo gracioso del caso es que creo que no hay nada por default en WordPress 1.5 para evitar SPAMs.

Hoy acabé mi manual en la chamba, y yo creía que ya no tendría nada que hacer cuando mi jefe me dijo que la exportación a Excel estaba fallando. Fui a mi máquina, la probé, y estaba funcionando. Fui a su máquina, la probé, y falló. Fuimos a otra máquina, la probamos, y falló de nuevo.

Regresé intrigado a mi máquina, probé con Internet Explorer… y falló. Carajo. Las consecuencias de desarrollar en un navegador que funciona, y no probar en los chafas.

Inhabilité SSL y funcionó, con IE, en mi máquina. Fui con mi jefe, y falló en la suya. Fui a la tercera máquina, y funcionó. Conclusión: Microsoft Office 2003 es el culpable. Pensé tantito y llegué a la conclusión de que era mi preámbulo XML. Seguramente apendeja a Excel 2003.

Como sea me fui sin repararlo; pero ya tengo en la cabeza la solución.

Mi pretexto para salir temprano era preparar el Conapackage, pero lo que hice fue darle los últimos retoques a la máquina de la Citlali. Quedó super chida, y espero que le guste. Además jalaba rapidísimo.

A las 9:30 pasó Citla por su máquina y platicamos un ratito. Cuando se fue, decidí que ya era hora de hacer el Conapackage… pero la desidia me ganó y me pusé a instalar WordPress 1.5. Eso me llevó un rato.

Había escuchado maravillas del tema por default, pero la verdad no me sorprendió en lo más mínimo. Está mono, pero no le veo la gran maravilla. Así que convertí mi viejo tema al nuevo formato, y convertí la base de datos a UTF-8. De hecho esto me gusta, y quería hacerlo de cualquier forma; pero no sé si cuando este post se publique lo haga con UTF-8 o ISO-8859-1. La página la marca Mozilla como UTF-8; pero me preocupa.

También me encontré a Omar, y platicamos un rato. Lo que sea para no hacer el Conapackage.

A la 1:00 me llegó un correo de Sergio. Que se iba de México hasta el domingo, que me dejaba la carta en la puerta de su cubo. Yo entré en pánico: “¡Noooo, se la van a robar!”… hasta que lo pensé y vi que era idiota pensar así. Fui por la carta y sí estaba en la puerta. Eso hace que sean cinco de seis. No voy a esperar a Pablo; estoy demasiado tensado por esto.

También comí con Juan, y chismeamos un poco. Es divertido hacer eso, especialmente porque Juan no es chismoso; pero me soltó buenos pedazos de información, aunque no sé si se dio cuenta.

Necesito hacer el Conapackage. Ya.

Nada más configuro el anti-spam (ya vi en Planet GNOME cómo hacerle), y prometo que preparo el Conapackage.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

El Pejeapoyo

En la reunión del sábado en mi casa, me pasaron uno de los moñitos que se supone hay que ponerse para mostrar nuestro rechazo al desafuero. También pegué afuera de mi casa, y en la ventana de mi carro, una hoja que dice en letrotas: “NO AL DESAFUERO”.

Venía escuchando en el radio que, según El Universal, el 16 de febrero se le hizo la propuesta al Peje de que se desactivara el asunto del desafuero redirigiendo la acusación en contral de Ortiz Pinchetti. En la mañana el Peje confirmó esta noticia (o dijo que era cierta), y añadió que su respuesta fue “no”.

Si es verdad que tal propuesta fue planteada, según la noticia, por la Secretaría de Gobernación, o sea, Creel, o sea, Fox, se me ocurren varias cosas:

  1. estos idiotas son más tarados de lo que incluso parecía; ¿cómo se les ocurre hacerle un trato así al Peje cuando obviamente diría que no, y además lo haría público?
  2. ¿dónde está el supuesto respeto a la legalidad y al estado de derecho cuando se “transfieren” acusaciones y se negocia a quién se le echa la culpa de algo?
  3. tienen mucho miedo a las movilizaciones que podrían seguir en caso de que desaforaran y encarcelaran a Andrés Manuel

Falta ver que dice Creel: probablemente niegue todo, sea o no cierto que tal propuesta se hizo. Pero de cualquier forma se me hace claro que, viendo la cantidad de apoyo que se está generando alrededor de Andrés Manuel (y por transitividad, del PRD), ya les dio miedito y están viendo posibilidades para salir más o menos honorablemente (o sea, no quedando como los retrasados mentales que son) del lío en que se han metido.

El Peje ha llamado a “resistencia pacífica”. No estoy del todo de acuerdo con eso: la izquierda (la electoral particularmente) viene haciendo “resistencia pacífica” desde hace años y en general hemos conseguido avances mucho más lento de lo que era necesario, y muertos, encarcelados y desaparecidos.

También entiendo la presión que debe ser el saber que en uno está decidir (en gran medida) si se arma la grande, y el peso terrible de estar consciente de que hasta muertos puede haber por ello.

Pero está bien; no prendamos la ciudad en fuego todavía. Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos, y sigamos con la resistencia pacífica. Pero si el infierno se desata, yo no voy a ser de los que llamen a la calma.

Hoy por mientras traje mi moñito al trabajo. En el camino ya vi varios camiones (aunque no carros particulares) con letreros de apoyo al Peje, y los Mixes tienen un letrero en su miscelánea. Vamos viendo cómo se dan las cosas.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Fin de semana

Mi mamá dio una fiesta el sábado, para festejar que el PRD ganó la gubernatura en Guerrero. Me da la impresión de que sólo en mi familia podría pasar algo así. Invitó a varios amigos suyos guerrerenses, y se armó un huateque bastante divertido. Al menos ellos parecían estarse divirtiendo, y mi mamá acabó con una borrachera marca diablo.

Yo me la pasé bien. No soy guerrerense, pero lo soy en espíritu; igual que mi mamá supongo. Mucha familia está allá, y si siento por alguna otra entidad del país algo que, toda proporción guardada, se asemeje a lo que siento por la Ciudad de México, es indudablemente Guerrero.

El ambiente estuvo chido, y me enteré de muchos chismes interesantes. Por ejemplo: el primer municipio en ser ganado por el Partido Comunista, fue en Guerrero. Aunque pensándolo bien suena bastante obvio. Digo; ahí había (o hay, dependiendo de a qué fuente uno le haga caso) guerrilla.

Un viejito que acabó con una borrachera increíble, nada más me vio y me reconoció como el hijo de mi padre. No es la primera vez que me lo dicen, ni será la última; y yo estoy consciente (y en muchos sentidos orgulloso) del parecido. Pero es divertido escuchar que a mi papá le decían en su pueblo Cabeza de Letra. Traducción: elh güero leeh muhcho. Porque mi papá es bastante blanco; en eso no me le parezco. Si el apodo fuera mío (como probablemente sería), se traduciría: elh indioh leeh muhcho.

Me ofreció su casa (como 20 veces) “que está en el corazón de la Costa Grande, a 120 Km de Acapulco y a 120 Km de Puerto-no-sé-qué, todo el año, excepto en vacaciones, porque en vacaciones está lleno”.

Yo no tomé nada; hace bastante que decidí que lo mejor que puedo hacer es no tratar de ingerir bebidas alcohólicas fuertes. Y como las no-fuertes son, básicamente, la cerveza, y a mí no me gusta la cerveza, me estoy convirtiendo en abstemio.

Al otro día me reuní con Juan, Omar y Enrique para seguirle con Gentoo. La máquina de Enrique ya quedó (aunque los drivers binarios de NVidia no querían jalar ya de madrugada), la laptop de Omar está quedando muy chida (USB Wireless funcionó sin muchas complicaciones, pero el módem no), y la de Juan ya tiene Windows XP. Me preocupa el disco duro de la de Juan; no sé si va a empezar a fallar indiscriminadamente.

A la hora de la comida llegó Citlali, con su máquina, y el encargo de que le pusiéramos “lo que fuera más rápido”. La idea original era ponerle Ubuntu porque

  1. se instala rápido,
  2. son binarios, entonces no hay que compilar,
  3. igual es muy rudo obligar a la Citlali a usar Gentoo,
  4. quería ver qué tan chido resultaba Ubuntu.

Pero ayer a las 11:00 de la noche decidí que Citla es geek-enough para usar Gentoo, que además instalar Gentoo me es más sencillo que casi cualquier otra cosa, y que además su máquina tiene un procesador casi idéntico que el de la mía, así que puedo generar paquetes binarios y pasárselos para que los use. Eso último fue lo que me hizo decidirme. Puedo pasarle OpenOffice, Mozilla, etc. sin tener que preocuparme del tiempo que tarde compilarlos.

Hoy cuando llegué al trabajo me conecté por SSH y vi que ya había terminado system. Tuve un pequeño retraso; se me olvidó hacer sus particiones ext3 y las dejé ext2, así que tareé /, corrí mke2fs de nuevo (usando -j), y estoy en este instante destareando. En unos momentos pondré a compilar el kernel, e incluso estoy pensando en reiniciar de modo remoto (aunque necesitaría que alguien sacara el CD de Gentoo de la máquina). O puedo seguir usando el LiveCD; no sé. Ya cuando llegué a mi casa en la noche, si va muy lento, generaré otros paquetes binarios.

Estoy muy relajado: no tengo que ir a Ciencias por ninguna carta (eso hasta mañana), pero ya tengo que terminar el floppy de Conacyt. Tengo que imprimir, y juntar todo; el miércoles voy a entregar papeles.

Ah, y en lugar de monitorear la máquina de Citlali y estar bloggeando, debería ponerme a hacer el manual del sistema, que ya es lo último que tengo aquí en TMM.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Cuatro de seis

Hoy recogí la carta de Raggi.

Tengo cuatro cartas de cuatro doctores, y tengo prometidas otras dos. Espero que eso de alguna manera pese.

Comí con Juan, Enrique y Omar, y con Paola porque iban juntos. Quedamos de ir a casa de Enrique el domingo a seguirle con Gentoo, aunque Omar prácticamente ya terminó de instalar su máquina. Citlali igual y cede su máquina a la ciencia para que experimentemos poniéndole Ubuntu, así que se perfila un domingo divertido.

Sigo sin ver a Liliana, aunque ella me vio; pasó en su carro y dijo que me tocó el claxon, pero yo no recuerdo haber oído nada. Mañana como sea es una comida de mi mamá que hace para celebrar el triunfo del PRD en Guerrero, y Liliana va a ir.

Quería hacer hoy lo del Conacyt, pero sé que era iluso pensar que lo conseguiría. Me alegro al menos de haber tenido la claridad de mente para planear todo esto un mes antes de que cierre la convocatoria, así que una o dos semanas de retraso no importan.

Pero sí importa si me cambian de trabajo. No tendré la libertad de horario que tengo ahora, y además no estaré a cinco minutos de Ciudad Universitaria. Así que la próxima semana meto los papeles, pase lo que pase. Sergio me dijo que me da su carta el martes en la noche; así que espero meterlos el miércoles en la mañana. Pero en el peor de los casos será el viernes cuando meta los papeles.

José Galaviz me pidió ser sinodal en un examen de licenciatura. Dice él que es una tesis sencilla (debe serlo, así son en licenciatura), pero me da cosa. A la vez me emociona. Como sea le dije que le preguntara a Gustavo mejor primero; él tiene ya la maestría y probablemente sería mejor elección. Pero si el Guso dice que no, yo creo que sí le entro.

Y hablando de Gustavo, él tiene su comida para celebrar el ser maistro el próximo domingo a las 2:00 de la tarde. El problema es que ya quedé con mis mateamigos que ese día instalaríamos Gentoo en la máquina de Juan y probablemente Ubuntu en la de Citlali. Pero además no sé si quiero ir. Me alegra mucho que Gustavo se haya maestreado, pero no tengo muchas ganas de ir a actuar como si Liliana fuera sólo otra amiga, y menos de ver a Karola. Además, es en el Estado de México; ¿qué les pasa, por qué tan lejos?

Al menos le hablaré para disculparme y lo felicitaré de nuevo, eso seguro.

No quiero dejar de trabajar en TMM; pero parece que debo irme haciendo a la idea. Espero al menos poder sacarles un mejor sueldo a mis padrotes, a ver si se dejan.

Ah, y gracias a Dios, es viernes.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Fin del trabajo

Me están cansando este tipo de días.

Llegué tarde a dar clase, media hora tarde, y los ingratos de mis alumnos no me esperaron… lo cual probablemente hubiera hecho yo cuando tomaba clase. Me lo merezco. Aunque salí a las 7:15; ¿yo qué iba a saber que iba a hacer una hora y cuarto en llegar?

Aprovechando que ya estaba en la Fac fui a ver a Elisa. En el camino me encontré a Pablo, que me dijo que gustosamente me daba una carta, y me pidió que le hiciera un bosquejo y le contara mis méritos para que él pudiera escribirla.

Encontré a Elisa y me hizo la carta (ella redacta sus cartas de recomendación), y me enteré que, desde el martes, ya es la Doctora Viso Gurovich, lo cual es über cool. Me estuvo poniendo al día en chismes, y me enseñó su presentación, que está preciosa utilizando LaTeX (¿qué otra cosa podía usar Elisa?) y Beamer.

Salí casi una hora después con mi tercera carta de recomendación firmada y sellada, y me encaminé al cubículo de Raggi. No estaba, así que regresé a la Facultad, donde vi a Paola, y después a Omar y Juanjo. Estuvimos hablando un rato, y después se nos unió Citlali, que ya había visto en el cubículo de Pedro Miramontes en el Departamento de Matemáticas. Una cosa chida de Citlali es que entre geeks se desinhibe y comienza a actuar como una también.

Por chido que me la estuviera pasando, tenía que ir a trabajar, así que me despedí y fui a la chamba. Llegué a las 11:00 AM, pero mi cueri del día aún no estaba.

Como a la una mi jefe me dio mi cueri, y lo hubiera hecho en veinte minutos si no fuera por la lentitud de mi máquina. De hecho lo hice en veinte miuntos; pero depurar los errorcitos de dedo y otras cosas es frustante hacerlo en una máquina tan lenta. Como sea acabé a las tres y fui a comer al comedor, y de ahí me dirigí a la Facultad a mi cita con Sergio.

Sergio se portó super chido conmigo, y me dijo que me daba la carta sin ningún problema; pero también me dijo que no quería ilusionarme, porque lo que él oía era que el Conacyt no tenía lana y que, básicamente, estaba cabrón. Pero pues tengo que intentarlo.

Salí y volví a encontrarme con Juan y Omar, que me ayudaron a imprimir lo que le preparé a Pablo (no traía las llaves del cubículo de Elisa), y ayudé un poquito con la laptop de Omar, que le sigue poniendo cosas de Gentoo. Después me acompañaron de nuevo a buscar a Raggi, pero no estaba.

Regresé al trabajo como a las 5:30. Reparé unas cositas más del sistema, y entonces vi un correo de mis padrotes; querían que me comunicara con ellos. Les hablé y me dijeron que en dos semanas terminaba el contrato de la chamba donde yo estoy, y que me tenían algo nuevo… en Palmas y Reforma… o sea, no enfrente de Perisur.

Les dije que lo iba a pensar. Le enseñé a mi jefe lo último que me había pedido, y le pregunté si terminando eso ya no me iban a necesitar. Y pues no, ya no me van a necesitar.

Ya a punto de irme pasé a ver a mi jefe y le dije que me gustaba ahí, que si habría posibilidad de que me quedase. Me dijo que le enviara mi currículum, que a ver si se podía.

Me molesta bastante; pero también sé que soy increíblemente diva para aceptar trabajo. Y quedé de ayudarle a Liliana con el carro, y quiero ir con ella a Europa, y quiero arreglar el Tsuru, y mi cámara digital, y mi PDA, y mi iPod… No puedo dejar de trabajar.

Voy a enviarle mi currículum a mi jefe, a ver si chicle y pega. Y les voy a decir a mis padrotes que acepto, pero que quiero un aumento. Si voy a seguir de puta, quiero ser puta cara. Y pues a ver cuál se arma.

Además hace días que no veo a Liliana, y no puedo encontrarla por teléfono. La extraño.

Y Joey está así []1 de tronar con Pacey.

Me están cansando este tipo de días.

1Eso es poquito.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Más cartas

Sí fue bastante agitado el día de ayer.

A las 11:30 salí de mi chamba a la facultad, donde recogí las cartas de Hanna y Benja… no sin complicaciones. Después fui a darle mi redacción a Raggi, que me dijo que pasara al otro día. A Pablo y Elisa no los pude encontrar en ningún lado.

Regresé a mi chamba donde básicamente me dediqué a terminar The Naked Sun, y después fui por Juan y Omar al departamento del primero, porque quedamos en instalar Gentoo en la máquina de Omar, reparar la de Juan, y ayudar a Enrique a instalar Gentoo en su máquina y en un servidor que tiene que poner.

Estuvo bastante divertido… in a geeky kind of way.

La máquina de Enrique se le terminó de instalar el system, y quedó compilando 194 paquetes necesarios para instalar Gnome. La laptop de Omar estaba terminando system cuando la vi por última vez; y la máquina de Juan resultó que tenía broncas con el disco duro. Varios sectores se mostraron dañados al hacer un e2fsck, y más cuando trató de copiar archivos de su partición de Windows. Sin embargo, en total fueron menos de 50 MB los que detectamos dañados, y en cuanto estén las otras máquinas comenzaremos a reinstalarle a Juan Gentoo.

Salimos Juan y yo de la casa de Enrique a las 4:30 de la mañana, y le dije a Juan que veía muy difícil que pudiera llevarlo a la Fac a las 9:00 AM, hora a la que debía llegar para inscribirse en la maestría (se le pasó la fecha). Así que Juan se levantó y se fue solo: yo me quedé dormidísimo, hasta que vi mi teléfono celular y vi que eran las 10:30…

“¡En la madre!” pensé, “¡El examen de Gustavo!” Gustavo tenía su examen para obtener el grado de Maestro en Ciencias a las 11:00 AM.

Me bañé en 10 minutos y vestí en otros diez, le pedí a Susi algo para el camino, y me fui volando al IIMAS, comiendo taquitos de huevo con jamón. Llevaba (desde que me levanté) un aliento de “pasé-toda-la-noche-desvelado-con-mis-amigos-geeks”, y los taquitos no iban a ayudar, así que me llevé mi cepillo de dientes con pasta en él.

Llegué a CU, y dejé el carro como a 500 metros del IIMAS; me lavé los dientes durante el trayecto (varias personas se me quedaron viendo). En frente del IIMAS hay botes de basura, y ahí me enjuagué la boca con agua que llevaba en una botella.

Ya limpio, arreglado, despierto y con aliento fresco (y mi cepillo de dientes en el bolsillo trasero de mi pantalón), entré al IIMAS con un retraso de media hora. Encontré el examen de Gustavo y entré tratando de no hacer ruido.

Estuvo muy padre el examen; lástima que no haya llegado desde el principio. Gustavo desarrolló un sistema que genera improvisaciones de Jazz (en MIDI) utilizando una melodía base (en MIDI), y las tocó sólo al inicio. Por supuesto obtuvo el grado, y me dio mucho gusto por él.

Después fui a mi facultad y busqué a Elisa, Pablo y Raggi; y no encontré a ninguno, a pesar de buscarlos varias veces. Me encontré a Juan, que me acompañó un rato en mis búsquedas, y platicamos un ratito fuera del IMATE. También comimos sushi, que venden en la facultad a 25 pesos el plato.

Al final le dejé un post-it a Elisa, y otro a Raggi. No sé si llegue a encontrar a Pablo.

Estoy ya en mi chamba, después de llegar de forma descarada a las 3:00. Había esperado tener que rogar y suplicar por el perdón de mi jefe, pero resutó que él tampoco había llegado. De hecho aún no llega.

Son cuarto para las cuatro, y me muero de sueño. No tengo nada por hacer. Supongo que podría tratar de hackear en Maistro de forma remota, o revisar mis ensayos para Conacyt. Pero me muero de sueño. Así que a ver cuánto tiempo estoy aquí sin hacer nada.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Tres de seis

Ayer fue día agitado.

En la mañana escribí las cartas de Hanna y Benja, que no sé qué tanto modifiquen ellos al final. También tuve una junta con mi jefe en TMM, donde vimos en qué tipo de servidor va a estar la aplicación.

A las 12:30, más o menos, fui a Ciencias. Cobré, pasé al cubículo de Elisa (ella no estaba) e imprimí las cartas de Benja y Hanna. Agarré a Benja a punto de irse, y le dejé las formas para que llenara la carta.

Después busqué a Hanna y a Pablo; ninguno estaba, así que fui a la cafetería. Ahí estaba Juan, pero en ese momento vi a Hanna y corrí a darle la forma de la carta en el pasillo, porque se le hacía tarde para clase.

Persiguiendo a Hanna vi a Liliana; la alcancé y quedamos de prepararnos de cenar para celebrar el 14 de febrero. Yo volví a buscar a Elisa y a Pablo, pero sin suerte.

En el Prometeo, me encontré a Omar, Juanjo y Juan Manuel, y me acompañaron al Instituto de Matemáticas para que buscara a Raggi. De hecho me los llevé para no tener que buscar yo el cubículo de Raggi; cosa que resultó medio inútil, porque se equivocaron de piso la primera vez.

Raggi se portó über cool conmigo: aceptó darme una carta, y hoy voy a llevarle las formas. También tengo que recoger las de Benja y Hanna, por cierto. Y buscar a Elisa. Y a Pablo.

Regresando de con Raggi, pasamos frente al cubo de Jorge Urrutia. Pensé durante medio minuto si valía la pena pedirle carta a alguien que jamás me ha dado clase y que además nunca ha oído de mí. Decidí que no perdía nada, y pasé a preguntarle.

Por supuesto me mandó al carajo. Lo cual lo entiendo: probablemente yo haría lo mismo.

Pero de cualquier forma, ouch

De regreso en Ciencias me despedí de los matemáticos, y pasé a buscar una vez más a Elisa, que seguía sin estar. Y por fin regresé a la chamba, porque ya había tomado casi dos horas de comida.

Ya en la chamba le metí SSL al sistema, como en dos minutos, y pedí salir temprano, porque iba a ir por Liliana. Cenamos y vimos tantito la tele; y también me dijo qué tenía que dar hoy en la mañana en la ayudantía.

Di mi primera ayudantía en la mañana; los sentí ligeramente apáticos, pero puede ser la hora y que es martes. Casi lleno el salón; lo cual está bastante chido para ser ayudantía. Y saliendo vine aquí al trabajo. Acabo de terminar la carta de Raggi, y como al medio día voy a mi facultad.

Espero que no esté tan movido el día hoy.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Legalidad

Fui con Liliana a ver Hide and Seek, a Cinemark Pericoapa porque Cinépolis Perisur estaba, literalmente, hasta su madre.

Hide and Seek

Hide and Seek

Buena película. De Niro actúa muy bien; pero eso ya lo sabíamos. La impresionante es Dakota Fanning. Da miedo su cara la mayor parte del tiempo. Por cierto, esta vez no me comporté como niñita de seis años, y disfruté much la película.

El caso es que poco antes de entrar al cine, Liliana dijo que quería agua, no refresco (dieta homeopática…), y comprar agua dentro del cine no es precisamente lo más inteligente que uno puede hacer. Así que compró una botella de un litro fuera del cine, y la pusimos en la bolsa trasera de mi pantalón; uno de esos holgados con bolsas a los lados. Mi chamarra además la tapaba; era difícil notar que llevaba una botella de agua.

Esperamos como 10 minutos a poder entrar a la película, y cuando pasamos no hubo bronca. Por su puesto está prohibido entrar con comida al cine si uno no compró esa comida dentro del cine. Por supesto, es idiota y un montón de gente mete cosas de contrabando. Por supesto estoy dispuesto a correr el riesto.

Lo que me impresiona es cuánto me preocupa.

No me da miedo que me agarren; a lo más te quitan la botella de agua. No me da vergüenza que me hagan pasar una humillación pública con un “¿podría sacarse la botella de agua del pantalón, por favor señor?”; de avergonzarme a mí mismo me encargo yo. Es sencillamente la sensación de estar rompiendo una norma.

Lo cual es ridículo: básicamente me educaron para cuestionar la autoridad y las leyes, y quebrarlas cuando sintiera que no son justas y/o necesarias. Y, de verdad; no tengo ningún problema desafiando la autoridad. De hecho generalmente tengo problemas por desafiar la autoridad.

Pero a la vez soy muy respetuoso de las leyes. Siempre que las considere justas, claro. Pero aún cuando no las considero justas, me da un algo el estarlas rompiendo.

Uno de los grandes avances sociales de los últimos siglos, es que es ahora más o menos aceptado que las leyes:

  1. No son universales o absolutas, y
  2. La gente las sigue porque está de acuerdo en seguirlas.

El ejemplo más sencillo son los semáforos. ¿Por qué la gente (en general) no se pasa los semáforos en rojo? No es porque esté “prohibido”. Bajar MP3 de la red y comprar películas o música piratas también lo está, y no muchos les hacen caso.

La gente no se pasa (en general) los semáforos, porque sabe que si todos lo empezáramos a hacer, entonces no nos la acabaríamos con los desmadres de tránsito que se armarían.

Si la gente no quiere obedecer una ley, no la va a obedecer. Punto. Por eso muchos nos pásamos la luz roja a ciertas horas de la noche o cuando sabemos que en ese cruce se puede uno pasar la luz roja.

Esa es la sencilla razón por la que el aborto debería ser despenalizado, y las drogas legalizadas en México. Sin hablar de los beneficios económicos para el país, en el segundo caso.

Estoy firmemente convencido de eso. Y entonces no entiendo mi nerviosismo cuando paso una botella de agua de contrabando en el cine.

A las 12:00 imprimí las formas para que mis profes me den cartas de recomendación. Algo me dice que comienzo a hacer estas cosas en la madrugada para de alguna manera evitar dedicarle mucho tiempo al asunto.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Fin de semana

El viernes fui a comer con Omar, Juan y Enrique. Primero vi a Enrique, que necesitaba foquitos para su lámpara. Bueno, un foquito bastaba, pero los vendían de dos en dos, así que compró dos foquitos.

Después comimos con Omar y Juanjo en Arquitectura. Fue bueno reunirnos; como que no lo hacemos tanto como quisiéramos, así que propuse que tratáramos de repetir lo mismo cada viernes. Todos estuvieron de acuerdo: quiero ver si realmente lo hacemos.

Regresé a mi chamba después de tomarme casi tres horas de comida, y estuve aburriéndome hasta que, diez minutos antes de que me fuera, mi jefe me dio el ansiado query. Lo terminé y me fui, después de casi una hora por cómo me alenta la máquina. Parece que ya vamos a entrar a periodo de pruebas en serio, y mi jefe comentó algo de “ponerle flores” al sistema, haciendo referencia a que hay que hacer que se vea bonito. Hubiera protestado la sutil burla a mis cualidades como diseñador gráfico; pero estoy consciente de que realmente eso no es mi fuerte.

El sábado fui con Liliana a cambiar mi vale, que aunque es poco siempre ayuda. Yo compré labello y calcetines; Liliana cereales y yogures (está en una dieta homeopática… whatever that means…)

Después trabajé algo en Maistro, pero sigo avanzando muy lento. Al menos refactoricé los tags que uilizo, y ya vi que me voy a deshacer de varios; tengo tags que sacan información de la base de datos y escupen CSS de acuerdo. Lo cual es idiota: mejor pongo otro CSS.

También refiné la plantilla que voy a utilizar, y creo que ahora sí me gusta cómo se ve. Es mucho más sencillo que el antiguo diseño que tenía, pero creo que se ve bien y es funcional. Ahora, si me pusiera a trabajar en el sistema…

Vi un muy buen episodio de Enterprise; y de nuevo me lamenté de que esté a punto de ser cancelada. También acabé Caves of steel, y me gustó mucho. Me gustaría que hubiera algo que relatara más acerca de la historia desde cómo se fundaron los mundos espaciales, hasta cómo fue que Spacetown llegó a establecerse en la Tierra. Comencé The Naked Sun, al mismo tiempo que releo (en papel) Los robots del amanecer. Dato curioso: a Spacetown lo traducen como Espacioburgo.

Voy a ir con Liliana al cine. Yo tengo ganas de ver varias películas, pero sé que algunas de esas no van a ser del gusto de Liliana. En particular, dudo mucho que le guste Team America. Y tengo muchas ganas de ver Hide and seek, porque soy fan de Dakota Fannning; pero es de terror. Y luego me da miedo.

Después vamos a revisar qué tengo que dar el martes, que es mi primera clase. Tengo ganas de dar clase; no lo he hecho en casi dos meses. Es Teoría de la Computación, y tengo que estudiar un poquito porque hace mucho que no veo nada de eso.

No creo ya hacer nada de Conacyt este fin de semana. Tengo que releer mis ensayos, y preparar esqueletos de cartas de recomendación, porque conociendo a mis profesores, no querrán redactar las cartas ellos. El lunes busco a Hanna y a Pablo, y a Benja si tengo algo ya escrito. El martes buscaré a Raggi y a Elisa, y a Benja si no lo veo el lunes. El miércoles juntaré las cartas que me falten, y el jueves iré a ver a Sergio, que espero esté dispuesto a darme una.

El viernes será el día que entregue mi solicitud. La idea me aterra, pero estoy seguro de que me sentiré mejor cuando haya entregado los papales.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Miedito

Hace unos días fui a ver con Liliana The Grudge, una película de terror; ya lo había comentado.

La maldita cosa me espantó, como suele espantarme el cine; haciéndome saltar.

En ese aspecto soy chistoso: le tengo miedo a muy pocas cosas. De hecho sólo a una: la muerte. Puedo preocuparme o sentirme angustiado de otras cosas, pero miedo miedo sólo le tengo a la muerte.

En todas las ocasiones en mi vida en que pudo justificarse que tuviera miedo, más bien me encontré ligeramente sorprendido, y tratando de prestar la máxima atención posible a todos los detalles para su futuro análisis. Cuando entró la PFP a Ciudad Universitaria hace cinco años, recuerdo que vi a los agentes (eran los de élite, se veía por cómo iban armados y por su estatura), y vi que cargaban unas enormes macanas de casi metro y medio, no me dio miedo. Pensé que se podía poner ligeramente tenso el asunto si alguno de los que estabámos ahí se ponía loco; pero no me dio miedo.

Y hace unos años le tenía miedo a las abejas. En general a cualquier insecto volador “peludo”; pero particularmente a las abejas. No digo que si un perro enorme se me lanza ladrando no me voy a espantar; a huevo que me voy a espantar. Pero voy a correr, agarrar un palo, darle una patada, trepar un árbol… no sé, voy a reaccionar. Cuando una abeja se me acercaba volando (“¡bzzzzz!”), mi primera reacción era hacerme bolita y tirarme al suelo.

De alguna manera ese miedo desapareció. También se me quitó el ser friolento; no tiene nada que ver, pero sí han sido cambios importantes en mi comportamiento en los últimos años.

El punto es que no estoy acostumbrado a tener miedo. Sí me espanto con una monita japonesa que hace sonidos guturales a través de un celular en una película de terror; pero se acaba la película y yo no me siento angustiado, ni tengo problemas para dormir ni nada por el estilo. No recuerdo haberle tenido miedo a la oscuridad cuando era niño; o a los payasos. Y hasta yo admito que los payasos son de miedo.

Supongo que tiene que ver con haber sido criado ateo y racionalista. No le tenía miedo a la oscuridad porque sabía que no había nada en la oscuridad; ni bueno ni malo. No le tengo miedo a dios, por supuesto (pero sí a los metales), ni al destino, o a las profecías de Nostradamus, o al mal de ojo, o a desdoblarme, o a que me toque el espíritu santo, o a que me jale el diablo las patas. No tenerle miedo a cosas que no existen supongo que ayuda a no tener miedo en general.

Le tengo miedo a la muerte porque de verdad creo que no hay nada más allá. Y sí me preocupa que se acabe mi vida; en general me la estoy pasando bomba.

Como sea, no tengo miedo a la muerte todo el tiempo. De hecho, hay épocas en que pasan meses sin que piense en el asunto. En particular creo que no me ha espantado en bastante tiempo.

Pero desde que estoy con lo de Canadá, me ha pasado casi todas las noches que me despierto con palpitaciones y con mucho, mucho miedo. Y poniéndome a pensar, he definido la fuente de ese temor: tengo miedo de que no me de la beca Conacyt.

Por supuesto, es estúpido. En primer lugar, creo que tengo un muy buen caso para que me den la beca. En segundo lugar, si no me dan la beca, no importa. Tendré que hacer ciertas cosas de modo distinto, tendré que cambiar algunos planes, pero en general el mundo seguirá girando, el sol saldrá por donde sale todos los días, y Fox seguirá haciendo declaraciones estúpidas como que lo vamos a extrañar.

Pero eso no quita que esté cagado de miedo por la posibilidad de que no me den la beca.

Supongo que tiene que ver con el hecho de que, al menos desde mi perspectiva, me costó mucho que me aceptaran en Canadá. Tal vez muchos dirían que no sé de qué hablo, que me fue re fácil, que casi no tuve que esforzarme, etc. Pero lo que yo sé es que, comparativamente, nunca tuve que hacer lo que hice con Canadá para obtener cualquier otra cosa en mi vida. Vamos, con Canadá tuve que hacer algo. Y no quiero volverlo hacer, nunca.

También tiene que ver que siento muy cercana, y probable, la posibilidad de que al fin me vaya; y que la perspectiva de que todo se arruine por algo que además conseguí hace dos años es sencillamente abrumadora.

Pero el punto es que cuando duermo solo, generalmente me despierto de madrugada sintiendo un miedo enorme e irracional. Y a veces me empieza a dar ese miedo incluso antes de que duerma.

Ayer fue una de esas noches. Comencé a angustiarme horrible, y me dije: “tengo que pensar en algo más”. Así que, medio estúpidamente, me puse a pensar en The Grudge.

“Genial” me dije, “justo lo que necesito para no tener miedo: pensar en una película de terror donde un niño maulla como gato aterrorizado.”

Justo en ese momento (claro, ¿cómo podía ser de otra forma?) el pinche Tigger, justo afuera de la recámara, lanzó uno de esos maullidos guturales que sueltan los gatos cuando están amenazando a otro gato.

MEEEEEEOOOOOOOOOOOOOOOOOOOWWWWW!!!!!

Di un respingo enorme en la cama.

Fui en silencio a la puerta y la abrí de golpe, haciendo que el gato que molestaba al mío saliera corriendo. Fui al baño, y cuando regresé al cuarto, Tigger estaba entrando. Generalmente no lo dejo dormir conmigo; es bastante quisquilloso, y suele comenzar a pedir que lo deje salir como a las 5:00 de la mañana. Siempre. Pero lo dejé entrar, pensando que necesitaba compañía.

A las 5:00 de la mañana me pidió que lo dejara salir. Creo que estaba desde antes maullando, porque me parece haber oído a mi madre decirle que se callara.

Pero valió la pena; no tuve miedo el resto de la noche.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Caves of steel

Mi chamba para hoy fue… otro query. A este paso me siento estafando a alguien por el sueldo que me pagan. Bueno, no exactamente.

Pero sí me aburro.

Bajé una versión electrónica (y pirata) de The Caves of Steel de Asimov, para no aburrirme. No es mi culpa; detesto leer novelas de forma electrónica. Pero no he encontrado la edición de Plaza & Janés en México. Ni siquiera en el Pasaje Zócalo-Pino Suárez. Y la voy a comprar… eventualmente. Lo juro.

Asimov ideó las cuevas de acero basado en su forma de trabajar. Le gustaba estar encerrado, con luz artificial. Para él era muy natural pensar que en el futuro, la humanidad se concentraría en megalópolis, y que nos enterraríamos bajo tierra. Trata de justificar este comportamiento en la novela diciendo que sería más eficiente y otras cosas, pero el punto es que él odiaba el exterior, y su idea del futuro eran ciudades encerradas en sí mismas.

Lo triste del caso, es que a me gusta estar encerrado. Por eso no me preocupa el frío de Canadá. Pero bueno; probablemente mañana acabe la novela, si el famoso query está sencillo.

Llegué a mi casa y vi el tan temido capítulo de Dawson’s Creek. Para mi sorpresa lo disfruté bastante, así como el que le sigue. La escena donde Joey miente descaradamente como todas las mujeres para ocultarle a Dawson que ya fue desflorada (su frase, no la mía) por Pacey, es fabulosa.

Después por fin le llamé a Vero, en Jalapa.

Fue entre angustiante y cómico. La escena que visualizaba a partir de los sonidos que se escuchaban a través del teléfono era a una Verónica sentada en su sofá, hablando tranquilamente conmigo, mientras sus dos hijos correteaban entre trampas mortales malabareando sierras eléctricas y antorchas, y su marido lloraba de rodillas, o alguna otra actividad que denotaba su inutilidad y fragilidad.

Los niños no pararon de llorar, molestar y en general ser niños mientras hablé con ella. Al menos en tres ocasiones Vero le gritó a su marido que se hiciera cargo de… ¿de qué? No sé, no entiendo. También en un punto dado de repente se esuchó ¡tock!, a un niño llorar, y Vero comentó: “ay, se cayó el enano”… o algo así… para después seguir platicando conmigo de la forma más natural del mundo.

Si de por sí me es difícil explicar mi estado de ánimo en situaciones normales, es mucho más difícil cuando del otro lado parece estar ocurriendo la tercera guerra mundial, y tu interlocutora además parece actuar como si así fuera la cotidianeidad ahí… que me temo que así es.

Pero más o menos logré contarle todo lo que me ha pasado, que es, básicamente: Liliana, Canadá, Chamba.

Después ella me puso al tanto de su lado. A veces me daban ganas de llorar, aunque me hizo reír todo el tiempo. No ha perdido ni ápice de buen humor la Vero. En algún punto dado le pregunté, sabiendo que es ridículo y tal vez inútil, si era feliz. Me dijo que sí.

Y pues no puedo menos que confiar en ella.

Así que tomaré su palabra. Prometí ir a verla a Jalapa en algún momento en el verano; espero poder cumplírsela. También quiero ir a Huajintepec, pero eso está un poquito más cabrón. Y no me queda digamos de paso ninguno con respecto del otro.

Le contesté un correo a la Yazmín también, que se lo debía desde hacía un rato. Y de repente me vi escribiéndole a Sergio. Me contestó de inmediato, y quedamos para el próximo jueves. Con suerte, será mi última carta.

Pasé las últimas horas del día dándole retoques a WordPress para que se viera un poquito mejor, y ya no hice nada para Maistro. Podría hacer algo ahorita, pero la verdad no tengo ganas. Me siento extrañamente cansado. Supongo que tiene que ver con que me aburrí en la chamba… no sé.

Pero bueno; quedamos Enrique, Juanjo y yo de comer mañana los cuatro, contando a Omar. Espero que no tengamos que robárnoslo por si Paola no le da permiso.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

El final de Dawson’s Creek

Cuando comencé a ver por primera vez Dawson’s Creek (como expliqué en otra entrada), lo hice básicamente por la relación entre Pacey y Joey.

Conforme he estado viendo los capítulos de nuevo, me he dado cuenta de algo. Realmente no los vi: sólo buscaba ver qué ocurría con la relación antes mencionada. De hecho, ahora que la veo grabada en VHS, al estar adelantando unos comerciales se me pasó un poquito y le adelanté a una parte del programa. Me vino a la mente que la primera vez que veía la serie también hubo ocasiones en que la grabé, y fui capaz de incluso pasar las partes que no me interesaban en fast forwarding. Las únicas partes que me interesaban eran donde salían Pacey y Joey… y a veces sólo uno de los dos. Pero sólo a veces.

Entonces esta vez sí vi los capítulos completos. Y he disfrutado mucho más la serie; conocí un poquito más a los personajes (además de Pacey y Joey), y me divertí con los mini dramas entre ellos.

La primera vez que comencé a ver el programa, vi la tercera temporada completa, y casi toda la cuarta. El casi viene de que en primer lugar le adelantaba, como ya dije, pero además de que dejé de ver la serie cerca del final. ¿Por qué? Obvio: Pacey y Joey terminan cerca del final de la cuarta temporada.

Ahora entiendo varias cosas; que estaban muy chavos como para que se definiera su relación definitivamente; que Dawson a pesar de ser medio güey seguía siendo el principal personaje de la serie y merecía una segunda oportunidad después de que el otro por poco le roba la escena; que el show seguía siendo popular y era malo para “el suspense” que Pacey y Joey ya no buscaran nuevos intereses románticos (y en el caso de Joey que no lo intentara una vez más con Dawson); y varias otras razones. Incluso ahora estoy de acuerdo con todo lo que siguió después en la serie (aunque no vi la mayoría), porque al final Pacey y Joey quedan juntos. Y eso es lo que importa.

Pero en ese entonces no sabía que así acabaría la serie. Hice un coraje tan grande que dejé de verla. De vez en cuando le echaba una ojeada a los capítulos que le siguieron: pero si veía que nada de la trama sugería que Pacey y Joey volverían juntos, le quitaba. Para mí fue casi el final de Dawson’s Creek. Y lo hubiera sido si al final Pacey y Joey no hubieran terminado juntos.

Supuse que esta vez sí vería el resto de la serie, porque la estaba disfrutando mucho. Pero hace un par de días pasaron el capítulo donde Pacey y Joey hacen el amor por primera vez. Y mi personal preferencia hubiera sido que su relación se fortaleciera más después de ello; pero los escritores decidieron que ese fuera el punto de partida (junto con el hecho de que Joey iba a la Universidad y Pacey no) para que la relación de ambos se fuera a pique.

Y no sé; me deprime. No sé si pueda pasar por todo eso otra vez. Sigo diciéndome que no importa, que al final Joey regresa con Pacey, pero no sé… es demasiado.

También sé, porque ya me he dado cuenta, que estoy exagerando la importancia de un programa intrascendente para poder evitar pensar las en cosas que realmente deberían importarme; como el hecho de que el próximo lunes es 14 de febrero, y me prometí meter la solicitud del Conacyt esa semana. Lo que significa que debería estarle enviando al menos un correo a Sergio Rajsbaum para pedirle una cita a ver si está dispuesto a darme una carta. Y ya expliqué lo complicado que puede ser eso para mí.

Pero bueno. Supongo que le escribiré a Sergio. Y veré los capítulos que se me han acumulado en VHS de Dawson’s Creek. Digo, tengo que enfrentar mis temores.

Es cuando soy sarcástico que me pregunto si fue realmente buena idea desactivar el uso de emoticones en WordPress… la principal razón es técnica: escribo mucho acerca de mi trabajo y a veces pongo código, y quiero que :( sea “dos puntos” “paréntesis izquierdo”, no “carita triste”… la otra razón es que confío en mis cualidades de redacción, y debería ser capaz de reflejar un sentimiento tan sutil como el sarcasmo sin necesidad de ayudas gráficas… sólo que a veces no estoy tan seguro de conseguirlo. Así que:

<sarcasmo>Digo; tengo que enfrentar mis temores.</sarcasmo>

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Cueris

Hoy me pasé la mitad de la mañana terminando (otra vez) Robots e Imperio, de Isaac Asimov.

Mi jefe llegó tarde, y tardó aún más en darme algo de trabajo. Leí Slashdot, leí User Friendly, leí Penny-Arcade, leí Planet GNOME, y leí Slashdot de nuevo. Cuando por fin apareció mi jefe con chamba para mí, quedé anonadado por la cantidad de trabajo que me esperaba.

Era un query.

“Buen Dios” pensé, “a ver si acabo hoy”.

Acabé como tres minutos después, pero tardé bastante en probar mi cueri porque mi máquina se alenta demasiado. No sé exactamente qué sea.

Sospecho que es el JSP donde genero la imagen. La imagen mide sus buenos 1600×1700 pixeles, y la cargo en memoria para manipularla. Además, la escribo en disco duro y es leída por el navegador para desplegarla. Todo esto ocurre en la misma máquina, ya que corro Tomcat en localhost. Así que tengo dos instancias de una imagen 1600×1700 pixeles. Al menos la parte en Java convierte esta imagen en representación RGB, lo que hace que mida unos 7 MB. No estoy seguro de cómo funcione GDI en Windows para representar imágenes, pero algo me dice que también por fuerzas necesita una representación RGB de la imagen, lo que da un total de 15 MB por las dos imágnes. Esto es más del 10% de la memoria que poseo; sin contar lo que de por sí consume Tomcat.

Pensé en llamar al recolector de basura de Java después de manipular la imagen. Pero no sé si el remedio sea peor que la enfermedad.

Además está el hecho de que corro XEmacs, al menos una instancia de Bash, Gaim y Putty. Gaim estoy casi seguro de que no ocupa mucha memoria, al igual que Putty. Pero XEmacs puedo, literalmente, ver como se dibuja en la pantalla. 128 MB de memoria es sencillamente muy poco para mi ambiente de desarrollo. No quiero ni pensar en cómo sería todo si usara Eclipse.

Después de probar mi cueri, comencé a aburrirme. Leí las preguntas en Slashdot destinadas a Martin Taylor, de Microsoft. Una de ellas me mató de la risa:

So, one a scale of charcoal to black, what color is your cold, cold heart?

Salí exactamente a las 6:00, y en mi casa estaba Liliana, que se fue como a las 9:00 (después de reclamarme que los acentos no funcionaban en su gorda… y tiene razón, fue culpa mía).

Vi las noticias y seguí trabajando en la actualización de Maistro, pero me está costando mucho avanzar. Además estoy bastante decepcionado porque creo que no hay forma de que haga funcional el sitio para varios cursos a la vez. Sólo que metiera todo a la base de datos; que es de las cosas que quiero evitar.

Y aún así, el sitio no puede jalar chido con varios cursos a la vez. ¿Cómo configuraría la seguridad para cada curso, por ejemplo? No; me parece que voy a tener que asumir que cada curso tendrá su webapp. Y voy a ponerlo en arce0; Enrique tiene Gentoo corriendo ahí, y me siento más cómodo así.

De cualquier forma, voy retrasado. Hoy de hecho no hice nada; sólo definí el nuevo CSS para el sitio. Pero mañana ya programo, lo prometo.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Maistro

Algo tarde, como a las 11 de la noche, comencé la tan postergada reescritura de Maistro. Maistro es, por supuesto, la webapp que utilizo para manejar mis cursos.

Estoy utilizando ciertas cosas que he aprendido desde que lo escribí. Como siempre que tengo que retomar algo que había dejado sin tocar durante mucho tiempo, me ataca una hueva enorme. Pero debo tener esto listo para el lunes, o en dos semanas a más tardar.

No debería tomarme mucho; me gano la vida haciendo esto.

La bronca más grande es generalizar el sistema. O sea, hacerlo reusable para n cursos al mismo tiempo. Lo demás son monerías.

Aprovechando, voy a hacerlo menos pesado gráficamente; de hecho creo que voy a quitar todos los gráficos. Sólo XHTML y CSS. Y algo de JavaScript; pero ni siquiera tanto. Y voy a sacar de la base de datos un montón de cosas que no pertenecen ahí. Como los menúes; ¿en qué estaba pensando cuando puse los menúes en la base de datos?

También voy a evitar las broncas enormes en que me metí por querer hacer el sitio universal. Si hay una lista de correo, la interfaz web de los archivos serán una liga más en el menú. Nada de querer hacer que namazu tenga el look ‘n’ feel del resto del sitio. Digo; se veía bonito, pero era terriblemente complicado el hacerlo.

Voy a dejar el manejador de archivos remotos, porque la idea es que ayudantes y profes suban archivos (prácticas, tareas) sin broncas. Pero adiós al editor del sitio. O al menos no tal como lo tengo; es muy dado a errores. Voy a hacerle como WordPress; que se pueda editar, pero de forma sencilla.

Y tal vez tenga que ponerle algo de CMS a Maistro; quiero que los profes puedan editar noticias y otras cosas.

Pero me estoy extendiendo; primero lo básico. Que es con lo que empezó el sistema; que los alumnos puedan subir sus prácticas al sistema, para evitar que los manden por correo electrónico. Ya después iré extendiendo.

Ah; y lo voy a escribir en inglés. Me refiero a las estructuras de datos y los nombres de los JSPs. Quiero GPLearlo, y lamentablemente el inglés es la lingua franca del desarrollo Open Source. Pero el idioma del sistema en sí seguirá en español; si alguien quiere traducirlo adelante.

Y el nombre es Maistro.

 Imprimir entrada Imprimir entrada

Tigger

Liliana me dejó la lonja y su cámara digital. Lo cual querría decir, bajo circunstancias normales, que llenaría esto de cientos de fotos insulsas de mi gato, Tigger.

Pero, dado que no me dejó el cable USB, no hay manera de que yo pudiera transferir las hipotéticas fotos a mi computadora. Así que sólo llenaré esto con dos fotos de mi gato Tigger.

Tigger detrás de la ventana

Tigger detrás de la ventana

Tigger delante de la ventana

Tigger delante de la ventana

Me lo regaló Liliana, hará cuatro años en mayo.

 Imprimir entrada Imprimir entrada